Todos hemos escuchado esa frase cliché que dice "menos es más". Después de menos de un año en los estantes de los supermercados, el cliché se ha convertido en una realidad, y los datos revelaran que los nuevos envases de Coca-Cola PET de 300 ml han superado las expectativas de demanda.

Según Lisa Winn, Directora de Marketing de Coca-Cola South Pacific, los moderados envases de 300 ml surgieron como una respuesta al creciente interés y demanda hacia envases más pequeños.

"Hoy, más personas beben nuestros productos en cantidades más pequeñas," señaló Winn. Los envases PET de 300 ml, han crecido rápidamente en popularidad entre los consumidores de Coca-Cola.

"Hoy es evidente que los envases más pequeños están ofreciendo el refresco de tamaño perfecto para la merienda", señaló Winn.

Con esto en mente, el objetivo de Coca-Cola es ayudar a los consumidores a que elijan el tamaño de bebida que mejor se adapte a su estilo de vida y que disfruten su producto favorito en la cantidad adecuada.