Carmen Caja es un ejemplo de inspiración para sus amigos y familiares. Pasó de tener empleos temporales a ser dueña de un negocio propio, en el que desarrolló su liderazgo y creatividad.

“Empecé mi pequeño negocio de venta de fruta en la puerta de mi hogar. Por aquel entonces no tenía ni ventana, pero colocaba una mesa y me ponía a vender”, recuerda Carmen.

En 2014, se enteró de una convocatoria de Arca Continental Lindley -socio embotellador de Coca-Cola en Perú- para el programa Destapando mi Emprendimiento, que promueve el desarrollo de nuevos emprendimientos liderados por mujeres de la localidad de Pucusana y buscar fortalecer negocios ya existentes.

“Me dijeron que había una convocatoria para unos cursos, un taller. Fui a la hora y fecha pactada. Ni bien escuché de qué trataba, supe que era mi oportunidad para aprender”, relata. Así, Carmen se sumó a las más de 160 mujeres que ya han sido capacitadas en temas de gestión, marketing, servicio al cliente y liderazgo.

Tras tomar los cursos, decidió cambiar de rubro y se animó a abrir una pequeña bodega en el interior de su hogar. Antes de iniciar las capacitaciones, Carmen no sabía cómo funcionaba realmente un negocio. “Yo solo sabía trabajar, salir adelante”, señala.

En los cursos, Carmen aprendió nociones básicas de contabilidad y separar su utilidad. Su dedicación la llevó a ser una de las alumnas más aplicadas y a ganar el premio de capital semilla de S/ 1.500. “Yo quería ese premio, trabajé mucho y lo gané”, comenta orgullosa.

El premio le permitió colocar la ventana que le faltaba y mejorar el aspecto de la bodega. “Ir a la primera reunión fue la mejor decisión que he tomado, me sirvió de mucho, y ahora ya tengo mi propia bodega”, asegura.

Pese a que ya han pasado tres años desde que terminó el curso, Carmen sigue aplicando lo que aprendió entonces. “Destapando mi Emprendimiento no solo ha fortalecido mi negocio –asegura-. Me ha cambiado la vida”.

Si quieres conocer más del programa Destapando mi Emprendimiento, lee esta nota.