Aunque su cebichería se llama “Aquí me quedo”, Juana Guzmán, vecina del balneario de Pucusana, no es una persona conformista. Además de gran cocinera, demuestra día a día su ilusión por seguir aprendiendo y formándose como empresaria.   

Su restaurante no es solo el emprendimiento que le ha permitido sacar adelante a sus tres hijos, sino que fue el impulso para retomar los estudios y apostar por ella misma. “Mi esposo era pescador y no ganaba lo suficiente para solventar los gastos de la casa. Así que emprendí este negocio porque vi que era rentable y podía ayudarnos a asumir algunos gastos”, recuerda Juana sobre sus inicios.

Fue en su puesto de comida donde conoció el programa Destapando mi emprendimiento, desarrollado por Arca Continental Lindley desde el 2014 y que busca capacitar a las mujeres de Pucusana que tengan un negocio o quieran emprender uno. “Me enteré del programa gracias a una clienta. Quería estudiar cursos de marketing y esta posibilidad llegó a mi vida en el momento perfecto”, recuerda.

Juana fue una de las alumnas más destacadas. “Sabía que había un premio luego de la formación y yo me esmeré mucho por ser la primera, porque quería poder invertir en mi negocio”, señala.

El negocio fue mejorando y ahora Juana también da empleo a su esposo, que tras terminar su jornada en el mar, ayuda en las diversas tareas del negocio. “En el programa aprendí muchas cosas, a saber el costo de un cebiche, a no trabajar por trabajar. Antes yo trabajaba para ganar dinero y poder llevarlo a mi casa, en cambio ahora sé de costos, me organizo”, dice orgullosa.

Destapando mi emprendimiento

Desde 2014, Destapando mi emprendimiento asesora a las mujeres emprendedoras de Pucusana, para ayudarlas en la creación de sus negocios y en optimizar los emprendimientos que ya han empezado.

Si quieren conocer otros testimonios de Destapando mi emprendimiento, haz clic aquí.