¿Cómo aprovechar toda la creatividad de la infancia para potenciar la producción científica en el Perú? Esta fue la pregunta que se hicieron cuatro científicos peruanos cuando pensaban en cómo revertir las bajas cifras de científicos que existen en el país. La respuesta tomó varios días de reflexión, pero llegó como una apuesta por el futuro: la Miniacademia de Ciencia y Tecnología (MaCTec).

Fundada el 2012 en Lima por los científicos Javier Navarro, profesor de la Universidad de Texas; Ana María Jaramillo, estudiante de doctorado de la Universidad MD Anderson; Paola Moreno, estudiante de doctorado de la Universidad Stanford, y Johanna Johnson, bióloga de la Universidad Cayetano Heredia; MaCTec es hoy un taller de ciencias que busca una nueva generacón de científicos,  potenciando la creatividad innata que tienen las niñas.

 “La creatividad es el ingrediente básico y esencial para la ciencia, y ellos la tienen”, explica Johana Johnson, Presidenta de MaCTec, quien además comenta el segundo reto de MaCTec: hacer de la ciencia un elemento que empodere a las futuras mujeres de Perú. 

La decisión de trabajar con niñas, según señala Johanna, se centra en el gran impacto que ellas tienen en sus comunidades. “Cada vez que educas a una niña, educas a sus hermanos, a todos los que la rodean”, detalla.  “Creemos firmemente que de aquí saldrá toda una generación de científicas que van a cambiar el mundo y a vivir los sueños que nunca imaginaron”. 

Johanna Johnson es bióloga de la Universidad Cayetano Heredia y se dedica a tiempo completo a hacer sostenible este emprendimiento social.

Más de 200 niñas graduadas

Los talleres de MaCTec se dictan todos los sábados en tres universidades diferentes, la Universidad Cayetano Heredia, la Universidad Católica del Perú y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

“La idea es que estos talleres puedan desarrollarse en un espacio al aire libre, donde la discusión prime y los experimentos también”, comenta Johanna. El éxito de la organización ha sido tal que a la fecha ya cuentan 25 talleres en su historial y más de 200 graduadas.

Para ser parte de los talleres MaCTec solo se necesita cumplir con tres requisitos: saber contar hasta diez, poder comunicarse, y tener una edad entre ocho y 11 años. La selección se realiza de manera aleatoria, sin importar el lugar ni el colegio de procedencia.

Reconocimiento nacional e internacional

El modelo de educación de MaCTec ha sido reconocido tanto a nivel nacional como internacional. En Perú, esta iniciativa ganó el septiembre pasado el premio Protagonista del Cambio 2017.

Además, fuera de nuestras fronteras, MaCTec también ha recibido buenos comentarios por su innovación en la educación. Por ello, este emprendimiento social se alzó con el Premio por la Educación de Mujeres y Niñas de la UNESCO, donde compitió con otras iniciativas de más de 50 países.

Coca-Cola es aliado estratégico de Protagonistas del Cambio desde hace más de cinco años, y colabora activamente en el éxito de la organización. Si quieres conocer más historias de Protagonistas del Cambio 2017, lee esta nota.