En Perú se producen cerca de 30 mil toneladas de basura diaria. Sin embargo, de este total, los peruanos solo reciclamos el 15%, del 30% posible. Las razones para no reciclar son diversas: desde una casi inexistente cultura de reciclaje, hasta un sistema de recojo de basura que no discrimina.  

En 2012, Daniela Osores, una joven administradora y emprendedora social, se propuso crear más razones para reciclar. Así, al impacto positivo del reciclaje en el medio ambiente decidió sumar el impacto social. Ella consideró que esto podría convertirse en el incentivo necesario para que un mayor número de ciudadanos se comprometiesen con el reciclaje.

Para que su iniciativa se mantuviera en el tiempo, Daniela creó Reciclando, una asociación civil sin fines de lucro que promueve el reciclaje, principalmente de botellas de plástico PET. A partir de estas, se genera tela de poliéster que sirve para crear productos de necesidad, como prendas de abrigo, que son distribuidas de manera gratuita a las poblaciones vulnerables de los Andes del Perú.

“Hemos comprobado que la sociedad se ve motivada a reciclar cuando con sus residuos, además de generar impacto positivo en el ambiente, generan también impacto en la sociedad”, señala Daniela. Por ello, Reciclando opera en la industria de la moda sostenible, poniendo especial atención en su función medioambiental y social.

Daniela Osores, presidenta fundadora de Reciclando, promueve el reciclaje desde distintos puntos de la ciudad.

Creando moda de los residuos

Reciclando opera en una segunda línea: la moda sostenible. Mediante la producción de accesorios, apuesta por hacer visible la línea de vida circular de los residuos y, al mismo tiempo, genera una empresa autosostenible.

“A través de la creación de nuevos productos que impactan de manera positiva en las poblaciones que más lo necesitan promovemos una cultura de reciclaje. Les demostramos que los residuos tienen un camino más largo y provechoso que el tacho de la basura”, asegura Daniela. 

Reciclando cuenta con más de 11 centros de acopio distribuidos en Lima. En ellos, diferentes personas y empresas dejan sus residuos, que pasarán luego a convertirse en frazadas polares. Y en lo que respecta a su línea de accesorios de moda, esta también incluye una cadena de valor con impacto social.

“Compramos fibra PET y con ello desarrollamos alpargatas con diseños inspirados en culturas peruanas que son bordadas a mano por mujeres artesanas”, cuenta Daniela. De esta manera, Reciclando incluye también un enfoque de género en la cadena de producción.

El trabajo desarrollado por Reciclando en la promoción de una cultura de reciclaje en el Perú le valió el reconocimiento como una de las iniciativas sociales lideradas por jóvenes más relevantes, por lo que le han otorgado el título de Protagonista del Cambio 2017. El galardón, entregado por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas desde el 2010, busca reconocer y potenciar el liderazgo y espíritu innovador de los jóvenes emprendedores sociales. Coca-Cola es aliado estratégico del premio desde hace más de cinco años, y colabora activamente con el éxito de esta organización.

Si quieres colaborar con tus residuos de plástico PET, Reciclando pone a tu disposición sus puntos de acopio, conoce cuales son aquí.

Si quieres conocer otros proyectos de Protagonistas del Cambio 2017, lee esta nota y esta otra nota