La Universidad de Lima albergó el encuentro internacional Social Good Summit, que promueve los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas (ONU), con miras a desarrollar un espacio académico que asegure una conexión directa con los más jóvenes.

El auditorio de este centro educativo recibió en septiembre pasado a siete empresas socialmente responsables, que dieron a conocer sus programas y acciones en favor de la comunidad relacionados con varios de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, propuesta por la ONU.

Decenas de estudiantes se dieron cita para conocer las acciones sociales de las siete empresas participantes del Good Social Summit 2017.

Estudiantes de pregrado, egresados, y docentes, escucharon atentos cada una de las exposiciones: el compromiso con los empleados, la reposición del agua y la responsabilidad con la comunidad fueron solo algunos de los temas abordados. Entre las empresas comprometidas con este evento, destacó la presencia de Julia Sobrevilla, Directora de Asuntos Públicos y Comunicación de Coca-Cola Perú.

Julia explicó que para Coca-Cola la sostenibilidad es parte de su ADN y detalló el plan de acción social de la Compañía, que se desarrolla a través de tres pilares: Bienestar, Comunidad y Medio Ambiente.

“Como Coca-Cola, buscamos tener un rol y una relevancia en la sociedad, a través de los temas prioritarios”, sostuvo. Por ello, uno de los retos actuales de la Compañía es el desarrollo continuo de nuevas opciones de bebidas para responder a las necesidades y gustos de nuestros consumidores, con el compromiso de potenciar las opciones bajas o sin calorías para que las personas puedan cuidarse y disfrutar al mismo tiempo. 

Alineados con las ODS

A través de acciones locales, Coca-Cola busca el crecimiento de las comunidades donde está presente. En esa línea, una de las iniciativas alineadas a las ODS es 5by20.

La igualdad de género, ODS Nº5, se ha convertido en una meta mundial que Coca-Cola ha hecho propia. A través de 5by20, la Compañía busca contribuir al empoderamiento de cinco millones de mujeres en toda la cadena de valor de Coca-Cola para el 2020. Esta iniciativa se ejecuta en Perú a través de los programas Destapando mi emprendimiento y Escuela de Desarrollo de Negocios, ambas lideradas por Arca Continental Lindley, socio embotellador de Coca-Cola Perú.

Para la universitaria Rubí Jiménez, la realización del evento en un espacio académico y de formación ha sido un acierto, porque la responsabilidad social empresarial debe tener un recambio generacional. “Creo que es muy importante no solo conocer conceptos de responsabilidad social, sino ver cómo esto se materializa a través de acciones. Además, ser joven y ver todas estas posibilidades de acción desde una empresa es muy inspirador”, explicó.

Entre las prácticas de sostenibilidad que más impactaron se destaca el de reposición de agua que desde el 2014 trabaja Coca-Cola junto con la Fundación Avina y el Instituto del Bien Común en la Biosfera de Oxapampa. Este programa tiene por objetivo contribuir al mantenimiento de los caudales de los ríos y la calidad del agua a través de la protección del ecosistema y en beneficio de las poblaciones nativas, rurales y urbanas.

“Ha sido muy gratificante participar de este evento. He tenido la oportunidad de conocer a empresas que están haciendo cosas muy interesantes, como Coca-Cola, que es de las que más me ha sorprendido porque trabaja en problemáticas tan globales como el cuidado del agua”, sostuvo Joaquín Silva, estudiante de Ingeniería Industrial y líder de Acción Universitaria, una asociación estudiantil comprometida con el cambio.