• Meta: Al 2020 mejorar la eficiencia de uso de agua en el proceso de producción en un 25% en comparación al año 2010.
  • Progreso: Al 2015 logramos mejorar el ratio de consumo de agua en 27%, tomando como punto  de partida el año 2004, en que comenzamos a reportar nuestros progresos como un sistema global.

El Sistema Coca-Cola – que incluye a los socios embotelladores – tiene como prioridad el cuidado del agua.  Durante los últimos 13 años el trabajo para optimizar su uso durante el proceso productivo ha sido incansable. Al 2015, a nivel mundial, se ha logrado optimizar el ratio de agua en 27%, sobre los 151.1 billones de litros de bebidas, producidos en los más de 200 países en los que opera Coca-Cola. La meta es continuar la reducción hasta alcanzar un 25% adicional.

El objetivo al 2020 es ambicioso. La buena noticia es que, la Compañía está en camino a cumplirlo. En Estados Unidos, México, Europa Occidental y Turquía, ya existen plantas embotelladores utilizando 1.7 litros o menos de agua para producir un litro de bebida. El progreso en cuanto al desarrollo de procesos innovadores para mejorar el ratio de agua sitúa a Coca-Cola entre las empresas líderes en la industria de bebidas, según un informe de benchmarking de la Beverage Industry Environmental Roundtable.

Claves para mejorar la huella

La clave para mejorar la eficiencia en el uso de agua está en la reducción de su uso en los procesos de fabricación. Durante años se han venido realizando importantes inversiones en investigación, tecnología y procedimientos operativos que sustituyen o reducen el uso del agua en el proceso de fabricación. Con el fin de ampliar estas mejoras, es necesario entender donde se utiliza el agua y dónde existen oportunidades de mejora.

El entendimiento y la evaluación de nuestra visión del uso de agua  a través de procesos productivos y cadena de suministro resulta fundamental. Alrededor del 80% de la huella total proviene de la cadena de suministro de ingrediente agrícola. Como socio fundador de la Water Footprint Network, la Compañía trabaja con WWF, The Nature Conservancy y otras organizaciones para evaluar el agua que contienen los productos, envases e ingredientes y con esto lograr entender mejor las implicancias del negocio para trabajar en reducir su impacto.

Coca-Cola ha estudiado minuciosamente varios de sus productos e ingredientes:

  • Coca-Cola ® en una botella PET de 0,5 litros producido en los Países Bajos;
  • Beterraga azucarera suministrado a las plantas embotelladoras de Coca-Cola Europa; y
  • El jugo de naranja producido para el mercado de América del Norte.

La mayor parte de las huellas hídricas de los productos evaluados para estos estudios venían del campo, no de la fábrica, lo que ha demostrado la importante oportunidad de participar de manera más directa con los proveedores de ingredientes agrícolas en la promoción del uso sostenible del agua. Por ello, en julio de 2013, la Compañía se comprometió – a nivel mundial - a trabajar en iniciativas de agricultura sostenible, a través de socios de ONGs, embotelladores y proveedores.  

Y en Perú

En nuestro país, el Sistema Coca-Cola, que incluye a su socio embotellador Arca Continental Lindley, cuenta con 08 plantas de producción, en cada una de las cuales el incremento de la eficiencia en los procesos productivos es una prioridad.

El uso eficiente del agua está garantizado, a través de estrategias de reducción y reutilización como parte central de la operación. Al 2015 se ha disminuido la cantidad de agua por bebida producida en más de 30%. Esto se logra a través de proyectos como la identificación de mejores prácticas de ahorro y el re-uso del agua en varias etapas del proceso como lavado, limpieza o riego.

Este foco ambiental, ha permitido a Arca Continental Lindley lograr la certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) en la categoría Oro en Planta Trujillo, siendo la única planta industrial en Perú en haber obtenido este reconocimiento.