En línea con su objetivo de dejar una huella positiva en aquellos territorios en los que está presente, la Compañía cuenta en Arequipa con Reciclaje Inclusivo, un programa que busca promover la creación y formalización de asociaciones de recicladores -recolectores de basura- que luego de recopilarla segregan y venden los artículos como el papel y el plástico, que pueden tener una segunda vida. El proyecto se implementó desde el 2014 en la "Ciudad Blanca" junto con la ONG Ciudad Saludable y los municipios y autoridades locales.

Con Reciclaje Inclusivo, la Compañía contribuye con la mejora de la calidad de vida de los recicladores y sus familias: la formalización permite un incremento en sus ingresos.

El programa, que forma parte de la Iniciativa Regional de Reciclaje Inclusivo que promueve el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), brinda soporte financiero y herramientas que permiten no solo formalizar a los recicladores, sino también mejorar sus condiciones de trabajo: contempla el desarrollo de sus capacidades, dotación de uniformes y equipo, apoyo técnico para el diseño de rutas, implementación en programas de recolección, controles médicos y el reconocimiento de la asociación de recicladores por parte de la municipalidad local.

Los resultados obtenidos hasta el momento son alentadores: no sólo se ha logrado incrementar los ingresos de los recicladores, sino también se han recogido y comercializado más de un millón de toneladas de residuos destinados al reciclaje para una segunda vida en los cinco distritos involucrados en Arequipa: Tiabaya, Hunter, Cercado, Cerro Colorado y Bustamante Rivero.

Mujeres recicladoras, en el centro del programa

La iniciativa pone foco especial en las mujeres  -el 60% de recicladores pertenece al sexo femenino- , para quienes esta actividad representa el principal sustento de sus familias.

De este modo, Coca-Cola contribuye con su objetivo global de empoderar a cinco millones de mujeres para el  año 2020, iniciativa conocida como 5by20.  

Reciclaje Inclusivo no es la única iniciativa de la Compañía para el empoderamiento de la mujer como activo importante en la economía peruana. Desde hace 12 años, junto a Arca Continental-Lindley, embotelladora de Coca-Cola en el Perú, lidera el programa Escuela de Desarrollo de Negocios, donde capacita a los bodegueros (especialmente a las mujeres) para que tengan negocios más competitivos y mejoren la calidad de vida de sus familias.

El reciclaje en Perú

En nuestro país existen más de 100 mil recicladores, de los cuales sólo el 12% está formalizado. El otro 86% se encuentra en condiciones de extrema pobreza y trabaja en condiciones inadecuadas, según informó el estudio de Proexpansión en el 2014.

Los recicladores se encuentran en permanente contacto con desechos, muchas veces sin guantes ni implementos para manipularlos, lo que pone en riesgo su integridad y salud.

Sin embargo, el reciclaje forma parte de la cadena de valor y puede generar muchas oportunidades de emprendimiento. Es así, como la “basura” cobra una particular importancia, no sólo por constituir un componente ambiental clave, sino también porque se convierte en pilar para la economía familiar.

Coca-Cola y el reciclado

En Coca-Cola, el 60% del volumen total de bebidas se vende en botellas de plástico hechas de tereftalato de polietileno, más conocido como PET (un derivado del petróleo que es 100% reciclable).

La Compañía tiene como meta 2020 lograr el reciclaje de al menos 25% del PET que se requiere para embotellar sus productos, por lo que promueve de forma constante iniciativas de valor compartido orientadas al recupero  y reciclaje de este material.