Para Coca-Cola, nuestro envasado es realmente valioso: sin él, la gente no podría disfrutar de nuestras bebidas. Tenemos el compromiso de reducir el impacto medioambiental de nuestras botellas, de modo que, en vez de acabar como basura, pueden reciclarse y reutilizarse una y otra vez para fabricar nuevos envases.

Es por eso que, desde hace algún tiempo, nuestro envasado es 100% reciclable. En teoría, todo debe ser reciclado y nada debería convertirse en basura.

Estamos enfocando nuestras acciones en un nuevo método de envasado sustentable que nos ayudará a asegurar que todas nuestras botellas se recuperan y reciclan y ninguna de ellas termina donde no debería estar.

Así es como vamos a lograr nuestra ambición de recuperar todos nuestros envases:

  1. Seguiremos innovando para asegurar que nuestros envases sean lo más sostenibles posibles: duplicaremos la cantidad de material reciclado en nuestras botellas de plástico de 30% a 50% para 2020.
  2. Usaremos nuestras marcas, nuestra publicidad, nuestros productos y eventos para motivar a la gente a reciclar.
  3. Investigaremos en nuevas formas de recuperar nuestros envases: junto con la promoción del mensaje de reciclaje, nos centramos en encontrar nuevas maneras de recuperar los envases para que un mayor número se pueda reciclar. Mientras más se recicla, menos será basura.

 

Coca-Cola seguirá innovando para asegurar que sus envases sean lo más sostenibles posible.