Este año queremos celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente de una manera diferente. Te invitamos a conocer un lugar único de la selva peruana: la Reserva de Biosfera de Oxapampa, una zona protegida por la Unesco por su increíble diversidad que combina recursos naturales, especies de animales y distintas culturas indígenas en su más de un millón de hectáreas que incluyen los bosques a orillas de los ríos Pichis y Huancabamba. Aquí, también llegan los esfuerzos de Coca-Cola para preservar fuentes naturales de agua. ¿Te animas a recorrerla virtualmente?

Esta zona ubicada en la Selva Alta es considerada como una de las más importantes reservas naturales del país. Sin embargo, también ha sido afectada por la deforestación. En Perú se pierden cada año 150.000 hectáreas de bosque según el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre – Serfor, lo que causa la alteración del ecosistema provocando la ausencia de lluvias y la sequedad de los ríos.

Ante este escenario, desde el 2014, en Coca-Cola, a partir de un trabajo conjunto con la Fundación Avina y el Instituto del Bien Común – IBC, iniciamos el programa Gestión participativa para la conservación, recupero y manejo de las zonas de interés hídrico en la Biosfera de Oxapampa. Este Programa tiene por objetivo contribuir al mantenimiento de los caudales de los ríos y la calidad del agua, a través de la protección del ecosistema y en beneficio de las poblaciones nativas, rurales y urbanas.

¿Cómo funciona?

El programa trabaja en la conservación de las zonas estratégicas generadoras de agua. Por ello, en el caso de Oxapampa los esfuerzos se orientan a la protección de 1000 hectáreas de bosque natural que capta o produce el agua que abastece a la población urbana.

Además, se capacita a los agricultores en cuanto a la importancia del eco-sistema y se les otorga incentivos como semillas de granadilla o rocoto –cultivos locales frecuentes–, buscando que los usen en sembríos seguros fuera del área de interés hídrico.

A los ganaderos también se les capacita y se les construyen bebederos y cercos para que la crianza del ganado no contamine las aguas de los ríos.

En cuanto a las áreas afectadas por la deforestación, el programa contempla la recuperación de 700 hectáreas de bosque a orillas de los ríos Huancabamba y Pichis. Aquí se vienen plantando especies nativas de árboles y flores.

Además, se integra a las comunidades en los procesos de cuidado de las zonas y se fomenta la participación de los gobiernos locales que permite un marco legal para este programa.

El proyecto beneficia a casi 42 mil pobladores y se ha logrado el reabastecimiento de más de un millón de litros de agua en beneficio de la comunidad y la naturaleza.

En Coca-Cola nos comprometemos a seguir trabajando por esta Reserva Natural. ¡No dejes de conocerla!