En el 2007, Coca-Cola se comprometió a reabastecer, para finales del 2020, cada litro de agua que utiliza en su volumen global de ventas y en sus procesos productivos a nivel mundial.

Coca-Cola y sus socios embotelladores cumplieron en el 2015 su objetivo de reponer a la naturaleza y las comunidades el agua utilizada ¡cinco años antes de lo previsto! Basado en este logro, Coca-Cola es la primera compañía Fortune 500 en declarar, públicamente, la consecución de dicho objetivo enérgico de reposición de agua.

Nuestro enfoque en el tratamiento de aguas residuales ha dejado de ser un objetivo para convertirse en un requisito operativo estándar adoptado por el Sistema Coca-Cola. Todas nuestras actividades de producción que involucran el uso de agua incluyen procesar, limpiar y reponer el agua tratada a las comunidades y a la naturaleza.

Por esto, todas nuestras plantas embotelladoras cuentan con programas de saneamiento de aguas residuales para reponer a la naturaleza, con un nivel que permita la vida acuática, el agua que usamos en nuestro proceso de fabricación.  

Para lograrlo, no se deja nada al azar, y se analizan escrupulosamente todos los procesos en los que se utiliza el agua, buscando optimizar su uso.

Por ello, queremos compartir contigo el recorrido del agua desde que entra a la fábrica de Coca-Cola hasta que se repone a la naturaleza:



En Perú, gracias al compromiso de reabastecer a la naturaleza el 100% del agua que utilizamos, iniciamos en el 2014 el Proyecto de la Biosfera de Oxapampa, donde la deforestación ha provocado la sequedad de ríos y la falta de agua en la comunidad.

Como resultado, hemos capacitado a más de 2.000 pobladores, garantizando el agua de calidad a más de 42.000 ciudadanos y recuperando 1 MILLÓN de litros de agua. Además, gracias a que hemos optimizado el uso de agua en nuestros procesos de producción, hemos reducido el consumo de este bien en un 40% en el 2015.