Para promover el cuidado del agua, recurso vital para la vida, un grupo de jóvenes ambientalistas que conforman la consultora Poko –dedicada al desarrollo de iniciativas innovadoras en pro de un impacto positivo en el medio ambiente– desarrolló Terapia de Agua, una plataforma online que ayuda a mejorar los “malos hábitos” en relación a su consumo.
A través de ella, los usuarios pueden no sólo calcular su huella hídrica –es decir, la cantidad de litros de agua que consumen al día–, sino también recibir capacitación para optimizar el consumo de este recurso. Terapia de Agua cuenta con el respaldo del Ministerio del AmbienteWWF PerúWater FootprintClimate Reality y la Compañía Coca-Cola
¿Cómo funciona?
1. Para formar parte de esta iniciativa, basta con ingresar a Terapia del agua y seguir los pasos para medir la huella hídrica. La calculadora indica el resultado expresado en litros de agua utilizados al día.
2. Una vez obtenido el resultado, se puede iniciar la “terapia”. Para ello, el usuario debe crear un perfil consignando el distrito al que pertenece. Luego tendrá la posibilidad de escoger bajo qué modalidad quiere participar del programa, ya sea a través de la web principal, correos o redes sociales.
3. Tras realizar la selección de modalidad, cada uno de los inscritos recibirá recomendaciones e información sobre las iniciativas impulsadas por las municipalidades de sus distritos para promover el buen uso y la gestión del recurso durante todo un año. De este modo, Terapia de Agua busca enseñarle a los ciudadanos cómo mejorar sus hábitos de consumo de una forma didáctica. 
Esta plataforma ha sido creada como punto de partida para generar conciencia sobre la importancia de este recurso, mediante la visibilidad del nivel de consumo de agua que cada ciudadano genera diariamente. 
Coca-Cola y su compromiso con el agua  
En Perú, Coca-Cola centra sus esfuerzos en la optimización de los procesos que involucran la utilización de agua. Desde el 2015 la Compañía repone a la naturaleza y a las comunidades el 100% del agua empleada en sus productos terminados a nivel mundial.
En lo que se refiere a proyectos que involucran a la comunidad, Coca-Cola desarrolla el proyecto Gestión Participativa para la conservación, recuperación y manejo de las zonas de interés hídrico en la Reserva de Biósfera de Oxapampa. La iniciativa se inició en 2014 y tiene como objetivo conservar los bosques para contribuir al mantenimiento de los caudales y la calidad de agua en beneficio de las poblaciones –rural y urbana– de la provincia de Oxapampa. Hasta la fecha, se ha logrado la recuperación de 700 hectáreas de bosque afectadas por la actividad agrícola en las zonas de los ríos Huancabamba y Pichis, así como la conservación de 1.000 hectáreas de bosque en zonas de captación de agua. 
En lo que se refiere a la producción de sus bebidas, cabe mencionar que todas las plantas de la región, que a la fecha han optimizado el ratio de uso de agua en más del 30 %, cuentan con el estándar de tratamiento de aguas residuales. La más reciente se inauguró en setiembre del 2015 en Pucusana y es una de las más importantes de Perú, tanto por su nivel de producción como por su eficiencia en el uso de agua y energía.