James Quincey, Presidente y Director Ejecutivo de The Coca-Cola Company, escribió una carta tras el reporte de sostenibilidad 2016 de Coca-Cola. ¡Léela a continuación!

2016, un año de reflexión y transformación

En 2016, The Coca-Cola Company comenzó a trazar un nuevo rumbo para nuestro futuro y hoy seguimos replanteando nuestros productos, nuestro propósito y nuestro impacto en el mundo.

Hemos reflexionado sobre el papel de nuestras bebidas en la vida cotidiana de las personas. La gente en todo el mundo tiene un mayor interés sobre los alimentos y bebidas que consumen. Preocuparse por la obesidad y la salud significa que la gente ahora quiere más ingredientes naturales y bebidas más nutritivas, con más beneficios y con menos azúcar.

Escuchamos a los consumidores, y estamos de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud de que el exceso de azúcar no es bueno para nadie. Hemos respondido con Our Way Forward (Nuestro Camino hacia Adelante), el plan a largo plazo de la Compañía para reestructurar nuestro negocio, aceptando las preferencias de las personas y dándoles más de las bebidas que quieren.

El mundo está cambiando a la velocidad de un rayo. La tecnología está cambiando todo radicalmente, incluyendo la manera en que nos comunicamos y la manera en que compramos. Nada es estático. Existe una apertura a nuevas experiencias y culturas a nivel mundial, ya que los consumidores tienen más poder y sus gustos están cambiando más rápidamente que nunca. Para que crezcamos responsablemente en este nuevo mundo, debemos entender claramente las tendencias, las pasiones y las expectativas de las personas a las que servimos, y tomar medidas para satisfacerlas donde están.

La licencia social es un privilegio, no un derecho

Los consumidores hoy en día se preocupan profundamente por el impacto social y medioambiental que las empresas tienen en el mundo, y muchos están dispuestos a gastar más en productos y servicios de empresas comprometidas con un impacto social y ambiental positivo. Estos mismos consumidores también esperan que seamos ciudadanos corporativos responsables que tengan un impacto positivo en sus comunidades locales.

Dondequiera que operamos, lo hacemos a gusto de las comunidades a las que servimos. Por eso siempre nos esforzaremos por crear un impacto positivo y ofrecer soluciones significativas. Entendemos que nuestra licencia social para operar debe ser ganada día a día.

Al final, la sostenibilidad no es sólo esencial para nuestro planeta: es esencial para nuestras comunidades, nuestros negocios y, en última instancia, nuestros accionistas.

Continuar con nuestro legado

Si hay algo que nuestro presidente, Muhtar Kent, entiende bien es que, mientras un negocio siempre debe crear valor de accionista, simplemente no podemos mirar el valor únicamente en términos de dólares y centavos. Debemos continuar ampliando la mirada y mirar todas las formas en que nuestro sistema interactúa y, en última instancia, afecta a las personas en las comunidades que llamamos hogar y el planeta que todos compartimos.

Durante años, nuestras tres W (women-mujeres, water-agua, well being-bienestar) han ayudado a formar y guiar la conciencia social de nuestra Compañía a través de inversiones que crean valor compartido en todo el mundo-valor para las comunidades locales, así como el valor de la Coca-Cola.

No podemos esperar crecimiento futuro sin tener en cuenta el camino que inevitablemente dejamos atrás. Debemos hacer de la sostenibilidad una parte aún más integral de lo que somos.

El crecimiento responsable hace la diferencia

Para nosotros, la sostenibilidad está dentro de nuestro ADN, lo entendemos como una manera de hacer crecer el negocio, pero siempre con la meta de deja el mundo mejor de lo que lo encontramos. Esa idea fundamental atraviesa todo lo que hacemos y nuestras acciones deben medirse a través de esa lente.

Como la Compañía líder mundial de bebidas, tenemos una responsabilidad con muchos públicos de todo el mundo: clientes, proveedores, padres, defensores de la salud pública, ONGs, nuestros socios embotelladores, nuestros accionistas y empleados. El crecimiento responsable no se limita a vender más bebidas a más personas en más lugares. El éxito a largo plazo de nuestra empresa depende de tener en cuenta todas estas diversas perspectivas.

Sólo entonces podemos realmente ingeniar nuestro negocio para agregar valor duradero a este mundo. Sí, esto nos ayudará a hacer crecer el negocio, pero también es lo correcto. Como líder en nuestra industria tenemos responsabilidades más allá de la línea de fondo, y aceptamos plenamente esas responsabilidades y cualquier persona dispuesta a trabajar con nosotros para cumplirlas.

Nadie puede hacerlo solo

Los titulares de hoy están llenos de una avalancha continua de desafíos, ya sean ambientales, los derechos humanos y el sufrimiento, la educación, el estado de derecho, los conflictos o la atención de la salud.

Lo que está claro es que ninguna empresa, nación u organización puede resolver los desafíos de sostenibilidad que enfrentamos de manera individual. Construir un mundo mejor exige trabajar juntos y combinar la experiencia, las redes, la influencia y la pasión hacia soluciones significativas. Por eso también seguimos apoyando los principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Debemos recordar a diario, no aceptar que las cosas tienen que ser como son.

Nuestro enfoque comienza con una comprensión clara de las necesidades e intereses de las comunidades a las que servimos y una evaluación honesta de nuestra misión y visión en el mundo en que vivimos. Entonces, podemos alinear nuestros intereses empresariales con los intereses de las comunidades y trabajar con socios para hacer una diferencia significativa-esa es la esencia del valor compartido.

Continuaré escuchando, procesando y actuando sobre la retroalimentación constructiva que nuestros interesados ​​están dispuestos a proporcionar para asegurar que cumplamos o superamos las altas expectativas que todos tenemos para The Coca-Cola Company.