Cada año la ciudad europea de Bruselas se convierte en el punto de encuentro de los más exigentes paladares del viejo continente. Y es que hasta ahí llegan 125 chefs y sumilleres de las más destacadas asociaciones culinarias de Europa, quienes por una semana tienen como tarea reconocer algunos de los más suculentos sabores del mundo con el Premio al Sabor Superior.

Para participar en una de las 340 categorías de la selección es necesario que el producto sea envasado y que cumpla con los criterios de evaluación. Los productos se evalúan basándose en sus propios méritos y centrándose en el placer generado por la intensidad de su sabor.

Entre las categorías más complejas por su peculiaridad está la del agua. Si bien, a primera vista este producto es inodoro, incoloro e insípido, los catadores pueden tomar horas en analizarla cuidadosamente y hallar el mejor sabor. Para ello, la cata debe realizarse a primera hora de la mañana y tiene como finalidad evaluar el nivel de transparencia, textura, mineralización y sabor del producto.

Creado por el Instituto Internacional del Sabor y Calidad, el Premio al Sabor Superior es un reconocimiento único que se ha convertido en un sello de calidad para el producto que logra obtenerlo. Las calificaciones son tres: Excepcional, con una puntuación superior al 90%; Sobresaliente, con puntuación superior al 80%; y Notable, con puntuación entre el 70% y 80 por ciento.

El junio pasado y tras rigurosas pruebas, la edición 2017 calificó como “Sobresaliente” el gran sabor de San Luis, en la categoría de Bebidas. La marca, de profunda aceptación en el mercado nacional, obtuvo más del 80% de puntuación favorable del jurado.

Si quieres conocer todas las opciones de bebidas, visita la sección Productos.