Cuando el farmacéutico John S. Pemberton creó Coca-Cola en Atlanta -Estados Unidos- en el año 1886, luego de mezclar una serie de extractos vegetales con agua carbonatada, no imaginó que iba a iniciar un legado de éxito innovador en diversos países del mundo, entre ellos, el nuestro.

Coca-Cola en Perú

En 1936, Coca-Cola llegó al Perú. Fue ofrecida al público por primera vez el 31 de diciembre de ese año durante una celebración de Año Nuevo en el Country Club de Lima.

Solo un año antes, nació Inca Kola, la popularmente conocida como “bebida de sabor nacional”. El 18 de enero de 1935, Don José R. Lindley, un inmigrante de origen británico, lanzó esta gaseosa durante la celebración del cuarto centenario de la fundación de la ciudad de Lima. De esta manera, le rindió un homenaje a la ciudad que lo acogió y se volvió su hogar.

En 1960, era momento que Inca Kola sea conocida por todos y se lanza el primer comercial de televisión de la gaseosa dorada, siempre bajo el mensaje de ser una bebida “De Sabor Nacional”.

La marca Inca Kola fue adquirida por la Compañía Coca-Cola en 1999. Cinco años más tarde, en el 2004, Corporación Lindley -hoy Arca Continental Lindley- pasó a convertirse en el embotellador exclusivo de todos los productos Coca-Cola.

Las embotelladoras cumplen un rol importante en la historia de Coca-Cola en nuestro país. Y bajo la herencia innovadora del Dr. John S. Pemberton, se inaugura en el 2015 la planta Pucusana, una de las fábricas más modernas de Sudamérica, con seis líneas de producción de alta tecnología que envasan vidrio y plástico con una capacidad de obtener 1,200 botellas por minuto, lo que llega a traducirse en mil millones de litros de bebida al año. ¡Todo un récord de productividad!

Actualmente en Perú, la Compañía cuenta con 16 marcas en seis categorías: gaseosas, aguas, jugos, isotónicas y energizantes. El portafolio integra 39 opciones, de las cuales el 24% son bajas o sin calorías.

Un legado de innovación

Coca-Cola continúa la senda de innovación iniciada por el Dr. John S. Pemberton y, comprometida con el bienestar de las comunidades y el impulso a la transformación positiva de los hábitos de consumo, sigue ampliando en Perú su portafolio, con más opciones de bebidas bajas y sin calorías.

En línea con este desafío, lanzó en 2016, la iniciativa Marca Única, estrategia que extiende el valor global y el atractivo icónico de los productos de la Compañía a las variantes sin calorías. Esto subraya también el compromiso de la empresa con las opciones, al ofrecer a los consumidores la Coca-Cola que mejor se adapte a su gusto, estilo de vida y alimentación.

El último año, lanzó además, Powerade Zero y Frugos Del Valle Light, dos nuevas versiones sin azúcar que se suman a la familia de productos Coca-Cola.

Desde la llegada de Coca-Cola a Perú, han pasado 80 años de constantes cambios, innovaciones y aprendizajes sobre los consumidores. Todo con la finalidad de brindar una mejor calidad en los productos y conservar esa magia que lleva 130 de historia.