Convocados por Coca-Cola para celebrar el éxito de 5by20, el programa que nació en 2010 para impulsar el desarrollo económico femenino a nivel global, expertos del sur de América Latina debatieron sobre la situación de las mujeres en la región y cómo la pandemia profundizó la brecha de género.

Objetivo planteado, objetivo cumplido. Lo que parecía casi una utopía es hoy una realidad: hace 10 años la Compañía Coca-Cola concibió 5by20 , una iniciativa global para acompañar el desarrollo económico de 5 millones de mujeres para fines de 2020. Para conseguirlo, se asoció a nivel mundial y local con organizaciones y gobiernos. Junto a ellos se desarrollaron programas de capacitación, mentorías y becas para llegar a mujeres de todos los rincones del planeta.

Esa meta es hoy una realidad y para celebrarlo Coca-Cola organizó  #LasMujeresTransforman, un webinar de acceso gratuito en el que el público participó por streaming, donde  referentes de la región reflexionaron sobre la situación actual de las mujeres, su rol en la economía, el camino recorrido y las lo que queda por recorrer para alcanzar una sociedad equitativa.

Gala Díaz Langou, Directora del Programa de Protección Social del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), ofició de moderadora. Ya en  sus palabras de apertura advirtió sobre la persistencia de la disparidad de género en el mercado laboral, alertó sobre cómo la pandemia agrandó esa brecha, algo que retomaron una y otra vez el resto de los oradores: “El volumen de trabajo no remunerado creció en tiempo e intensidad y recayó mayoritariamente sobre los hombros de las mujeres”.

En la misma línea, María-Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, puso esa realidad en cifras concretas: “Antes de la pandemia decíamos que para 2025 el producto bruto mundial podía aumentar hasta 12 veces si se achicaba la brecha de género, pero llegó Covid y no sólo desnudó las desigualdades estructurales, sino que además nos asegura un camino de regreso a la pobreza”. “La pandemia –continuó– pegó muy duro a la región, pero golpeó desproporcionadamente más a las mujeres”. Asimismo, destacó la importancia de invertir en el desarrollo económico femenino “Establece un camino directo hacia la igualdad, la erradicación de la pobreza y el crecimiento económico”, manifestó.

Un compromiso cumplido

Ángela Zuluaga, VP Senior de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola para América Latina, celebró por su parte que la Compañía pueda cerrar 2020 con su objetivo 5by20 cumplido: logró impulsar el desarrollo económico de cinco millones de mujeres de todo el mundo.

“Esta visión de la compañía arranca en 2010 y se ha desplegado a nivel mundial. A través de diferentes programas de empoderamiento de las mujeres hemos podido transformar vidas, no solamente de las mujeres, sino también de sus círculos, de sus familias. Y eso nos enorgullece”.

Al mismo tiempo, destacó que para la Compañía el objetivo cumplido de haber alcanzado a 64.000 mujeres en Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay no es un punto final. “Seguiremos trabajando junto a las mujeres de la región”.

En Perú, 5by20 se desarrolló junto a Arca Continental Lindley y alcanzó a 24.327 mujeres a través de los programas Escuela de Negocios, Destapando mi Emprendimiento y Recicrece, que brindaron capacitación para el desarrollo personal y de negocio de bodegueras, emprendedoras y recicladoras.

En la segunda parte del encuentro, un panel plural dialogó  sobre el poder de las mujeres para transformar sus comunidades. Denisse Dalence, Chef ejecutiva y participante del programa 5by20 en Bolivia habló de la importancia de capacitarse continuamente ; desde Perú, Andrea de la Piedra García, Co fundadora y CEO de Aequales, alentó la diversidad en las estructuras corporativas de mayor tamaño; mientras que Alejandra Mustakis, Presidenta de la Asociación de Emprendedores de Chile, afirmó que se viven tiempos de cambio en todas las variables de la economía: “El mundo cambió completamente. Terminó la era industrial, que era muy masculina, y comenzó la era digital, que me gusta decir que es femenina: cambiante, conciliadora, colaborativa, y tiene mucho que ver con la conciencia y con armar comunidad. No se va a poder escribir la nueva historia sin las mujeres y la mejor manera de hacerlo es emprendiendo”, enfatizó.

Andrea de la Piedra, recordó el valor que tiene para las empresas ser agentes de cambio. “Porque si no lo hacen están perdiendo dinero y ventaja competitiva, y no están teniendo un rol importante en nuestra sociedad. Apostar por la igualdad trae ventajas competitivas a las empresas, pero también a los países y a las personas”, dijo.

La mejor prueba está en los resultados del Ranking Par, elaborado a 910 empresas en 16 países de la región por Aequales. Aquellas empresas con un mejor índice de equidad de género y con más presencia de mujeres en puestos directivos tienen mayores retornos sobre activos (25% y 13% respectivamente). “Es un buen negocio, que, además, impacta en la innovación. Porque innovar parte también por tener diversidad”, remarcó.

Martín Burt, Director Ejecutivo de Fundación Paraguaya, que junto a Coca-Cola Paraguay lleva adelante el capítulo local de 5by20, destacó la importancia de romper con los esquemas del pasado para ayudar a las mujeres a confiar en sí mismas. Y en representación de Endeavor Uruguay, socio de Coca-Cola en ese país, Joaquín Morixe habló de la modalidad de mentorías que tanto éxito tuvo en Emprendamos Juntas, la versión 5by20 en ese país: “Hay algo poderosísimo en el aprendizaje a partir de otros pares, de mujeres que ya transitaron un camino y vivieron ciertas dificultades”.

Ángela retomó luego el concepto expuesto por Andrea y mencionó la cultura diversa e inclusiva de la Compañía Coca-Cola, donde el 50% de los cargos jerárquicos a nivel regional están ocupados por mujeres. “Haber cumplido la meta de este 5by20 nos exige trazarnos un nuevo compromiso a futuro, buscar cómo motivar a otras organizaciones a tener más mujeres en sus equipos de liderazgo”, señaló.

Luego de un valioso intercambio de preguntas y respuestas entre el público vía streaming y los panelistas, llegó el turno del cierre. “Garantizar una mayor igualdad en la economía debería ser un imperativo por el simple hecho de que se trata de igualdad de oportunidades, y eso no debería estar definido por nuestro género”, enfatizó Gala. “Cerrar las brechas de género es relevante para garantizar los derechos de las mujeres y de las niñas, pero también para el crecimiento y el desarrollo. Es un imperativo moral, pero también es estratégico. Vimos que las organizaciones y los países que tienden a una mayor y mejor inclusión también perciben retornos. La igualdad de género es un buen negocio”, concluyó.

Si te interesa el tema, te invitamos a ver el webinar completo aquí.