El reciclaje no pasa de moda. Al contrario, crece, se expande y se diversifica. El reciente desfile de prendas ecológicas, organizado por primera vez por el Ministerio del Ambiente y la Municipalidad de Miraflores como parte de la EcoNavidad 2019, puso bajos los reflectores que los materiales reciclados pueden dar pie a una floreciente industria de la reutilización, además de permitir la circularidad de nuevos empaques.

La moda sostenible es el mejor ejemplo. Cuatro nuevas prendas, incluidas en el desfile, demuestran que lo que antes podía ser llamado “basura” ahora puede ser empleado para elaborar productos de alta calidad. “En este desfile hemos podido ver que sí es posible tener accesorios y productos de moda con responsabilidad social y ambiental, sin dejar de lado la armonía, la belleza, la elegancia y la finura”, explicó Nancy Velásquez, Cofundadora de Ecológica Comunicaciones, una de las nuevas marcas de moda sostenible en el Perú.

Así como su emprendimiento, otros tantos han aparecido en el mercado. Todos con un fuerte compromiso con el medio ambiente, pero también con las comunidades más vulnerables. FUB (Fui Un Banner), Bella Aborigen, CreAliz, Qaya y Evea han nacido con ese mismo propósito. “Trabajamos con materiales naturales, con mermas de otros productos o con desechos, pero les damos trabajo a las personas que más lo necesitan“, dijo Nancy.

En su caso, las botellas de plástico PET han servido para crear bolsos, carteras y mochilas. Todo a partir del talento de madres de escasos recursos que ahora acceden a un ingreso justo y digno. “Podemos demostrar a los ciudadanos que sí es posible trabajar desde el reciclaje, empoderar a las personas y a los pequeños empresarios como nosotros que apostamos por insumos reciclados, por la sostenibilidad y por el respeto al planeta”.

A continuación, les mostramos cuatro de las prendas que brillaron en la EcoNavidad del parque Kennedy en Miraflores.

1.  Zapatos de shiringa. La marca Evea ha logrado aprovechar el látex natural del árbol de caucho para elaborar zapatos. Esta iniciativa, además de reemplazar el cuero animal, permite que 17 familias del distrito de Nieva en el departamento de Amazonas aumenten sus ingresos mensuales. Después de dos años de pruebas, el producto fue lanzado al mercado en el 2018 con buenos resultados.

2. Aretes con merma de lana de vicuña. Las prendas con lana de vicuña son de las más buscadas por los turistas en el Perú. La finura de esta fibra bien lo vale. ¿Pero qué pasa con los retazos y las mermas tras la confección? Hasta hace algunos años eran desechados. Sin embargo, ahora, la marca CreAliz los reaprovecha para elaborar aretes, muñecos y hasta adornos de Navidad.

3. Mochilas con plástico PET. Así como Coca-Cola Perú ha logrado producir una Ponchila con botellas de agua San Luis y un polo elaborado parcialmente con envases de Inca Kola, la marca Ecológica Comunicaciones no se ha querido quedar atrás: acaba de lanzar una nueva colección de bolsos, carteras y mochilas. Si bien el principal insumo es el plástico PET reconvertido en planchas de tela, el glamour está más que garantizado.

4. Bolsos con banners desechados. Los enormes y coloridos carteles que abundan en toda la ciudad pueden tener otro destino más allá de botaderos y rellenos sanitarios. La marca FUB (Fui Un Banner) los viene aprovechando para producir portalaptops, mochilas y cartucheras. Pero también carteras con diseños fashionistas, que se robaron las miradas de los asistentes en el último desfile organizado en Miraflores.