La solidaridad, así como el ingenio, no tiene límites. Laura Quispe, dueña de Almacenes Laurita, y Kelly Casasola, Directora del Programa Pachacámac de Aldeas Infantiles SOS Perú, lo comprobaron al usar los KitCARE, un programa de canastas virtuales de alimentos que beneficia al mismo tiempo a bodegueros y a poblaciones en situación de vulnerabilidad.

El novedoso modelo, impulsado a partir de la alianza de CARE Perú y Coca-Cola Perú con el soporte del app Wabi, tiene el mérito de lograr un doble impacto: que 92 Familias SOS de Aldeas Infantiles SOS Perú y 800 hogares en situación de vulnerabilidad en Lima, Piura, Junín y Arequipa accedan a víveres a través de la billetera virtual WabiPay, impulsando a su vez la reactivación económica y la digitalización de las bodegas afiliadas al programa.

Tanto Almacenes Laurita, como Aldeas Infantiles SOS, cumplen con todos los protocolos de seguridad necesarios para evitar contagios de COVID-19.

“Esta iniciativa me parece genial porque apoya a organizaciones como Aldeas Infantiles en su labor social, y, por otro lado, nos apoya a nosotros como pequeños empresarios a poder reactivar la economía del país y generar más empleo”, dice Laura Quispe, Subgerente de Almacenes Laurita, un negocio que empezó su madre y que ahora tiene tres locales más. A causa de la pandemia la sucursal de Lurín cerró, pero ahora ha reabierto sus puertas y está aprovechando el impulso que le da el canje de las canastas virtuales.

Uno de sus principales clientes seguirá siendo Aldeas Infantiles SOS Perú, pero esta vez a través de canastas virtuales. Con esta innovación, las canastas se entregan en forma de Wabicréditos, que pueden ser canjeados por alimentos de primera necesidad y artículos de limpieza solo usando la aplicación WabiPay en el celular.

“La aplicación WabiPay es fácil de usar, solamente se descarga. Generamos nuestro código de acceso y ya. En el proveedor se pasa el código QR y listo. Para mí es práctico y seguro porque no hay necesidad de salir por mucho tiempo. Solamente es ir y recoger un pedido”, explica Kelly Casasola.

En su primera experiencia de canje con el Kit Care virtual, la directora de Aldeas Infantiles SOS Perú encontró que la aplicación le permitió realizar su compra de manera rápida. Pero, además, como parte del programa, puede acceder a información relevante sobre alimentación, consejos y recetas de forma didáctica. “Estamos muy agradecidos porque esta es una forma muy sencilla de ayudar, desde el celular, de reactivar también a las bodegas cercanas”, asegura Kelly.

En total, son más de 3.800 personas en cuatro regiones del país que serán beneficiadas con los KitCARE y más de 200 bodegueros afiliados que podrán mejorar sus ingresos y modernizar sus negocios. “Hablamos de un doble impacto porque estamos contribuyendo a atender la necesidad inmediata de las poblaciones en situación de vulnerabilidad, pero, además, estamos contribuyendo directamente a reactivar las bodegas”, explica Gianina Jiménez, Gerente de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú

El proceso de desinfección, una vez recogido el pedido, es uno de los pasos obligatorios que cumple Kelly Casasola en el Programa Pachacámac de Aldeas Infantiles SOS Perú.

La solidaridad está asegurada a todo nivel: personas en situación de vulnerabilidad recibirán las donaciones y serán coprotagonistas del resurgir de las bodegas. Y los bodegueros beneficiados con las compras a través de WabPay serán los proveedores de una buena causa. “Se trata de un programa integral que no solo brinda ayuda humanitaria, sino también un impulso a la economía”, dice Gianina.

El pedido de Kelly, vía WabiPay, ha quedado listo en Almacenes Laurita. Sus Wabicréditos han sido bien invertidos: fideos, conservas, leche, menestras, aceite, lejía y jabones. De regreso en Aldeas Infantiles SOS Perú, los productos se desinfectan y van directamente a los ocho hogares que funcionan dentro del Programa Pachacámac. “Cada cuidadora a cargo de una casa es la encargada de recibir los víveres y usarlos para las niñas y niños”, dice Kelly.

Maribel Garibay, una de las cuidadoras en el Programa Pachacámac, siente que es una bendición cada vez que ve llegar a Kelly con una bandeja llena de alimentos desinfectados. “El hecho de que nos hagan las compras a través del celular es un alivio total. Ya no tengo esa necesidad de exponerme ni de exponer a las niñas y niños. Simplemente aquí estamos tranquilos, seguros. Esta aplicación nos favorece en todo”, dice.

Los cinco niños que tiene a su cargo forman parte de los 636 integrantes de Aldeas Infantiles SOS Perú que están disfrutando de los KitCARE. El agradecimiento se les nota en la sonrisa. “El apoyo que venimos recibiendo de esta alianza de Coca-Cola Perú con CARE y con el apoyo de Wabi significa para nosotros asegurar la manutención directa de nuestras niñas y niños. Así los mantenemos seguros, sanos y saludables”, asegura Kelly.

Maribel Garibay, cuidadora de una de las casas de Aldeas Infantiles SOS Programa Pachacámac, recibe las donaciones y las usa para alimentar a las niñas y niños a su cargo.

Para Gianina Jiménez, esta es otra prueba más de que la iniciativa regional de Coca-Cola, Juntos Salimos Adelante, está en la dirección correcta. “Esta situación de emergencia ha significado un reto para Coca-Cola Perú. Un reto para entender que tenemos que ver la forma de fortalecer las alianzas con los diferentes actores de la sociedad para trabajar juntos y salir adelante. Estamos muy contentos con lo que estamos logrando”, dice.

La innovación, simbolizada en la plataforma de Wabi; el emprendedurismo, representado por los bodegueros; y el compromiso solidario, a cargo de organizaciones como Aldeas Infantiles SOS Perú, son tres aspectos claves para hacer frente a los desafíos del presente.

Puedes encontrar más información sobre este programa, recetas e ideas nutricionales en la página de KitCARE.