Allí donde había escombros, ahora hay lechugas, zanahorias y flores. Allí donde un cúmulo de llantas viejas se empolvaban, ahora hay un rincón de descanso. Allí donde la basura era parte habitual del paisaje, ahora existe una planta de compostaje. El Ecoparque de Jesús María, inaugurado el pasado 22 de enero, es eso: la mejor prueba de que el reciclaje y la reutilización pueden transformar un terreno olvidado en un ejemplo de sostenibilidad.

El asombroso cambio de esta hectárea del Campo de Marte es aún más impactante cuando se aprecian las fotografías de su pasado. En cada de una de las siete áreas que componen el Ecoparque, una gigantografía con la palabra “antes” y una imagen desoladora es un recordatorio para todos: allí donde yacían las ruinas de un campo ferial se ha construido el primer espacio lúdico e itinerante de Lima para estimular la cultura ambiental.

El módulo de Coca-Cola con un simulador del proceso de reciclaje fue uno de los principales atractivos durante la inauguración del Ecoparque de Jesús María. 

Durante la inauguración, la Ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, pudo recorrer todos los rincones del Ecoparque y comprobar que con un poco de ingenio se puede dar un segundo uso a lo que llamamos basura. “Hemos sumado esfuerzos aquí y se ha podido lograr a costo cero dándole valor a los residuos orgánicos y a otros residuos como troncos, llantas y contenedores. ¿Por qué otro municipio no podría hacer lo mismo?”, dijo.

La premisa para edificar el Ecoparque fue una sola: todo debe reaprovecharse. Las botellas descartables en un árbol de navidad. Las parihuelas, llantas viejas y tapitas de plástico en una sala de ecoarte o en una zona de juegos. Los desechos orgánicos en una planta de compostaje. “Queremos que este espacio se convierta en ejemplo de sostenibilidad y que los visitantes se vayan con ese mensaje”, dijo Jorge Quintana, Alcalde de Jesús María.

El biohuerto, el vivero, el reservorio de agua y la planta de segregado también han sido pensados para ser más que simples atractivos. “Realmente este lanzamiento marca un hito muy importante que creo que va a inspirar a más municipalidades a trabajar en los espacios públicos para recreación, pero sobre todo para la educación ambiental”, comentó Sandra Alencastre, Gerente de Asuntos Públicos y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú.

En su calidad de ecosocia de la Municipalidad de Jesús María, Coca-Cola Perú se hizo presente con un módulo de Un Mundo sin Residuos, el compromiso para recolectar y reutilizar al 2030 el 100% de los envases comercializados a nivel global. A través de un simulador, los visitantes conocieron la ruta del reciclaje que recorre una botella ecoflex de San Luis para convertirse en un nuevo envase. “Es una forma de mostrar que podemos fomentar la economía circular de nuestros empaques”, explicó Sandra.

La planta de segregado de residuos es una de las siete áreas que componen el Ecoparque. Allí, Basilio Gómez se encarga de separar el material reutilizable.

Entre los visitantes, una comitiva de 16 representantes de municipalidades de toda Lima vio de cerca el proceso que dio vida al Ecoparque. “Nosotros en Comas tenemos un parque ecológico que se llama La Alborada, en donde realizamos compost y biohuertos. Pero todavía está en remodelación. Y venir acá me ha dado una gran idea para ver qué podemos replicar”, contó Bianca Balcázar, Promotora de la Municipalidad de Comas

En ese sentido, la guía oficial del planeamiento del Ecoparque será una herramienta fundamental para que otras municipalidades sigan los pasos de Jesús María. El Alcalde del distrito, Jorge Quintana, fue el encargado de entregar una copia de esta hoja de ruta a la Ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, quien comentó: “A veces pensamos que incorporar la dimensión ambiental es costoso, y lo cierto es que es una inversión”.

Uno de los objetivos del Ministerio del Ambiente es lograr que al año 2021 cada uno de los distritos del Perú cuente con un parque Bicentenario con características similares al Ecoparque. “Si logramos esa meta del gobierno, sería realmente maravilloso. Estaríamos dando un gran paso para que la población tome conciencia de la importancia del cuidado del medio ambiente”, comentó entusiasmado el Alcalde de Jesús María.

Mientras eso se consigue, el Ecoparque ya ha abierto sus puertas para todos. El ingreso es gratuito, aunque con una sola condición: se deben entregar dos botellas de plástico PET en la entrada. “Este espacio nos da la oportunidad de acercar este mensaje a los vecinos: poco a poco debemos tomar conciencia sobre la importancia de reciclar y cambiar nuestros hábitos de consumo para lograr Un Mundo sin Residuos”, finalizó Sandra Alencastre.

La Ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, destacó la participación de ecosocios como Coca-Cola Perú, que se hizo presente con su marca San Luis.