Después de varios meses de incertidumbre debido a la crisis sanitaria, Sugei Vera, Presidenta de la Asociación de Recicladores Formalizados de Arequipa Sumaq Pacha, asume casi como una bendición que su principal “preocupación” de los últimos días sea la de buscar los regalos que sus hijos pidieron para esta Navidad. El pequeño Joao, de un año y dos meses, quiere un triciclo. Mientras que a Kiara, de once años, le gustaría recibir una muñeca bebé, como con la que alguna vez soñó la propia Sugei cuando era niña.

Desde entonces han pasado algunos años y ya ha cumplido muchos otros sueños: dejó su trabajo de vendedora porque no le permitía cuidar a su pequeña, y se convirtió en recicladora. Al poco tiempo convocó a otras personas como ella y creó la Asociación de Recicladores Formalizados Sumaq Pacha (que quiere decir ´tierra linda´), que hoy, casi siete años desde su fundación, el 28 de mayo de 2013, cuenta con once miembros, nueve mujeres y dos hombres.

Como los de muchos, los logros de Sugei se pusieron a prueba con la llegada de la pandemia. Las medidas de confinamiento obligaron a los recicladores a suspender sus  tareas, y lo que inicialmente se pensó como un cese de dos o tres semanas se convirtió en cinco largos meses sin percibir ingresos.

Pero Sugei no estaba dispuesta a perder todo por lo que tanto había luchado. Mujer de retos y precavida, en el pasado convenció a sus compañeras de crear un fondo que las ayudara a crecer. 

“Veníamos guardando dinero para invertir en la asociación. Lo que habíamos juntado lo hemos repartido entre todos para salir adelante durante la pandemia, algo así como un préstamo para sobrevivir”, confiesa Sugei, orgullosa de poder brindar ayuda a sus compañeros en un momento duro.

La Presidenta de Sumaq Pacha entregó 300 soles, víveres y productos de primera necesidad a cada miembro de la asociación para salir adelante mientras esperaban la tan ansiada reactivación económica.

El compromiso de Coca-Cola Perú con los recicladores cobró un nuevo sentido entonces; esta vez, se enfocó en cuidar la salud de sus aliados de la cadena del reciclaje y los ayudó a superar los desafíos de la pandemia. Así, el programa Recicrece, con el respaldo de Coca-Cola Perú, Arca Continental Lindley y San Miguel Industrias y ejecutado por Aprenda, acompañó la reactivación de 10 asociaciones de recicladores como Sumaq Pacha.

“Coca-Cola nos ha brindado vales de consumo, capacitaciones, nos ha donado un vehículo motorizado, ha acondicionado espacios para nuestro centro de acopio y nos ha regalado luminarias y servicios de ducha y baños para que podamos contar con todos los protocolos de seguridad en tiempos de pandemia”, cuenta Sugei.

Los mil metros cuadrados del centro de acopio de la asociación, ubicados en la municipalidad de Cerro Colorado, han vuelto a llenarse gracias al trabajo de los  miembros de la asociación que hoy están más fuertes y unidos que nunca. De la mano de Sugei, ya tienen un nuevo reto: convertirse en una E.I.R.L. que pueda hacerlos crecer, que los ayude a comprarle a otros recicladores y sigan convocando a más personas para lograr el sueño de Un Mundo sin Residuos.

Durante los peores tiempos, la solidaridad mutua los ayudó a salir adelante. Por eso ahora saben que pueden lograr lo que se propongan. Con un poco de ayuda de todos, claro: “La gente ha tomado conciencia de lo importante que es reciclar”, afirma Sugei.

Por ahora ella y los demás miembros de Sumaq Pacha quieren disfrutar el presente y después de tanta lucha contra la adversidad, es importante tomarse un tiempo para celebrar que nos tenemos los unos a los otros.

“Pensamos hacer una chocolatada con la familia y las compañeras de la asociación. Siempre guardamos un dinerito para ocasiones como esta. Ahora estamos viendo la posibilidad de entregar una canasta navideña para cada una y juguetes para los niños”, comenta la recicladora.

Sugei sabe que el mejor regalo es estar juntos y unidos. Y ese es, precisamente, el mensaje que en este 2020 quiere transmitir Coca-Cola: “Esta Navidad, el mejor regalo eres tú”.