La diversidad cultural es la verdadera riqueza del Perú. La suma de todas las voces es uno de los principales consensos en la actualidad, y por eso desde el sector privado cada vez más organizaciones apuestan por promover una verdadera inclusión. Inca Kola, a través de la campaña “La mesa está servida, pasen todos”, es un buen ejemplo de este compromiso.

Durante el webinar “Buenas prácticas de promoción de la diversidad cultural en el sector privado”, organizado por el Ministerio de Cultura en el marco de “La Semana de la Diversidad Cultural Lingüística”, el caso de Inca Kola, una de las marcas más emblemáticas de Coca-Cola Perú, fue comentado a profundidad.

“Inca Kola invita a que abramos la conversación y reflexiones de verdad sobre la riqueza que tiene nuestra diversidad. Proponemos unirnos en un mensaje que ponga la inclusión como un tema central y que por ende rompa con ciertos estereotipos que son visibles pero también no tan visibles”, comentó Sandra Alencastre, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola para Perú y Ecuador.

La campaña “La mesa está servida, pasen todos” es considerada un hito dentro de la Compañía, pero también la expresión de una política interna coherente. “Desde hace más de 134 años Coca-Cola es una de las compañías más inclusivas del mundo. Nosotros celebramos, promovemos y actuamos para generar diversidad”, explicó Sandra.

Puertas adentro, este compromiso global de la Compañía se manifiesta en acciones como la promoción de la inclusión, el respeto de todas las opiniones para garantizar la innovación y la creatividad, y la igualdad de oportunidades para mujeres y población LGTB+. “Para la Compañía su principal activo es la gente”, recordó Sandra.

Puertas afuera, ese mismo mensaje se trata de transmitir a través de todas las marcas del portafolio, pero especialmente desde Inca Kola, un emblema de peruanidad desde hace más de 85 años. “Inca Kola es la marca embajadora que activa la diversidad, de manera mucho más vocal y el ícono de la diversidad constante”, comentó Alencastre.

Sandra Alencastre, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola para Perú y Ecuador, compartió la experiencia de Inca Kola.

En un país fundamentalmente diverso, con más de 33 millones de habitantes y una amplia variedad de grupos étnicos, lenguas, expresiones culturales y creencias, el manifiesto de Inca Kola es un llamado a la unidad desde esa colorida y saludable diversidad. “Para nosotros hablar de diversidad es clave en estos momentos en nuestro país”, explicó.

El compromiso es con el país, pero también con una manera correcta de hacer negocios . En Coca-Cola Perú están convencidos que la mejora del país y del sector privado van de la mano. “Creemos firmemente que la diversidad, la equidad y la inclusión son la base de los valores y de nuestra estrategia de crecimiento como compañía también”, afirmó Sandra.

Una misma bandera

Por supuesto, la iniciativa de Inca Kola no es la única. El convenio entre la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el club Alianza Lima es otro buen ejemplo de la promoción de la diversidad. A partir de este acuerdo, deportistas venezolanos, que tuvieron que migrar al Perú, han empezado a ser acogidos dentro de la institución deportiva.

Los casos de Inca Kola, Alicorp y el convenio de Alianza Lima y ACNUR evidencian un común denominador: la diversidad enriquece a las organizaciones. 

Federico Agusti, Representante del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, en compañía de Miguel Pons, Gerente General de Alianza Lima, comentó el valor generado con este tipo de acciones. “En un mundo cada vez más global la diversidad cultural no solamente es una medida empática y justa sino que es una medida inteligente”, sostuvo.

Por su parte, Juan Carlos Galfré, Director del Business Unit Value de Alicorp, compartió la experiencia del cambio de nombre e identidad de la marca Negrita después de 60 años en el mercado. “El cambio de la marca fue un hito de cara al compromiso con la diversidad. Decidimos hacerlo porque el nombre mostraba algunos estereotipos”, comentó.

Para Ana Lucía Mosquera, Consultora en Comunicación Intercultural para el Ministerio de Cultura, a cargo de la conducción del panel, tanto el caso de Inca Kola como los otros dos corroboran la importancia de un enfoque inclusivo. “Es tomar la diversidad como algo que nos potencia y nos enriquece, una reflexión muy necesaria a puertas del Bicentenario”, refirió.

La campaña “La mesa está servida, pasen todos” de Inca Kola lo resume en una sola frase: “En esa combinación está la receta de esa creatividad que nos hace únicos”.