Las nuevas generaciones de emprendedores en el Perú han empezado un cambio profundo e irreversible más allá de lo económico. Un dato basta para evidenciarlo: el 67% de los emprendimientos impulsados por los millennials peruanos tiene a una o más mujeres entre sus gestores. Según el estudio de la consultora Themma, las reglas de juego más equitativas, tolerantes y democráticas del ecosistema emprendedor son las principales razones por las cuales la brecha de género se está reduciendo de forma considerable.

La segunda edición del Taller de inspiración Creer para Emprender, organizado por Themma, puso en agenda el papel cada vez más activo de las mujeres como líderes de las nuevas ideas de negocio en el Perú. El sábado 22 de septiembre, en 12 charlas y tres paneles organizados en el Auditorio PriceWaterhouseCoopers en San Isidro, se discutió sobre el aporte innovador de las mujeres y el rol de los hombres en el empoderamiento femenino.

Para Francisco Marcelo, Gerente General y Fundador de Themma, resulta más que saludable que el ecosistema de los millennials emprendedores sea un espacio fértil para el avance de las mujeres. “Hombres y mujeres tenemos iguales oportunidades y derechos para desarrollarnos y, cómo no, para innovar. De hecho, desde Themma creemos que la brecha de género en oportunidades es algo que va en contra de la innovación. Entonces, si queremos fomentar un espíritu innovador, debemos eliminar esa brecha y las trabas ideológicas y culturales”, aseguró en declaraciones a Journey.

El estudio realizado por Themma entre 200 emprendimientos de Lima (70%) y provincias (30%), determinó que la cantidad de millennials emprendedoras (67%) es mayor que la de emprendedores (33%). Según Francisco, esto tiene una explicación de fondo: “Normalmente las mujeres han administrado la economía del hogar. Si eso se traslada a administrar una empresa, vemos porqué se les hace más llevadero: manejar presupuestos, disponer recursos humanos, enfocarse en objetivos y tener disciplina son cualidades innatas de las mujeres, que al momento de hacer empresa son un componente fundamental”.

Otro de los datos significativos que arrojó el estudio es que más del 50% de los emprendedores quiere hacerlo desde la formalidad. “Contrario a las prácticas antiguas, de sacarle la vuelta a las reglas, la mayoría de estos emprendimientos, que nacen de millennials, sí buscan ser formales”, afirmó el CEO de Themma, consultora que en cuatro años de existencia ha impulsado la creación de 30 nuevos negocios y capacitado a más de 2.000 emprendedores y PYMEs.

Las mujeres al poder

Juana Mollo, Socia Global de Pricewaterhousecoopers, valoró los pasos agigantados dados por las mujeres, pero consideró que es necesario el compromiso de los hombres en este proceso. Como parte de su charla “El rol masculino en el empoderamiento femenino”, aseguró que los hombres deben ayudar a una mayor visibilidad de las mujeres. “Entre los millennials ya no se fijan si es mujer u hombre. Al contrario, trabajan por igual. Ese es un cambio cultural que ya estamos viviendo”, afirmó, tras mencionar que la principal tarea es derribar los sesgos inconscientes que aún persisten alrededor de los géneros.

Entre las asistentes, Marilú Martens, ex Ministra de Educación del Perú, se mostró de acuerdo. “La sociedad tiene que lograr cambios estructurales desde la educación de nuestros niños porque tenemos paradigmas sobre los roles de mujeres y hombres. Por eso es importante un enfoque de género para quebrar estos estereotipos que limitan el desarrollo de la mujer y la participación de los hombres dentro de la familia”, dijo, en alusión al reparto de las labores domésticas. Según la última Encuesta Nacional de Hogares, de las 30 horas que se necesitan para operar un hogar, 24 aún son asumidas por las mujeres.

En esa línea, Sandra Alencastre, Directora de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola Perú, compartió el valioso trabajo que realiza la Compañía junto a bodegueras y recicladoras, como parte del programa global 5by20, que busca empoderar a cinco millones de mujeres en el mundo. Asimismo, se refirió al caso de Imaginarios Perú, con la artista Lola Apolinario a la cabeza, que ha permitido que más mujeres de escasos recursos logren una autonomía financiera, a partir de su aporte a la campaña Un Mundo Sin Residuos, la iniciativa de Coca-Cola que busca recolectar y reciclar para 2030 el equivalente a todos los envases que pone en el mercado. “Ese es un buen ejemplo de cómo hemos podido unir dos de nuestros grandes desafíos”, afirmó Sandra.

Sandra Alencastre, representante de Coca-Cola, compartió el compromiso 5by20 para empoderar a cinco millones de mujeres en todo el mundo.

Según la representante de Coca-Cola, el compromiso con los emprendedores peruanos es parte del ADN de la Compañía, que en 1886 nació también como un emprendimiento. “En el ecosistema de los emprendedores hay reglas básicas de convivencia, como la tolerancia y la diversificación, donde se permite preguntar, actuar, desafiar, y creo que aquí las mujeres están en un ambiente mucho más propicio para generar cambios”, aseguró Sandra.

Una prueba de ello es la experiencia de María Vélez, Founder & CEO de Crack The Code Perú, una academia de programación que desarrolla las habilidades digitales de niños, niñas y jóvenes. En un espacio asignado habitualmente a los hombres, esta colombiana de 27 años ha logrado romper paradigmas. “La tendencia es que esto vaya cambiando porque, como hemos visto ahora, los emprendimientos que tienen a una mujer como cofounder pueden llegar a crecer hasta un 30% más rápido en ingresos”, resaltó.

La clave del éxito, según María, es la red de apoyo construida entre las propias mujeres emprendedoras. El grupo de WhatsApp llamado Women Makers Perú, con más de 130 integrantes, es un espacio de intercambio de ideas, contactos y experiencias. “Las mujeres pensamos diferente, tenemos otro orden y otra disciplina, y una manera de ser multitasker. Por eso en un grupo de hombres podemos dar otros aportes, lo que es valioso para cualquier emprendimiento”, explicó.

Así como ella, María Paz León —Co-Founder de Quarzo Cycle, un emprendimiento sobre training, y de VIADA, referido a conceptos creativos— está convencida, a sus 24 años, que cada vez más barreras de género serán derribadas por las nuevas generaciones. “La mujer empoderada puede emprender y trascender en muchísimas disciplinas. Y esta convicción es compartida por cada vez más mujeres”, afirmó al cierre del evento Creer para Emprender.