A Paul Guerrero le tomó cuatro meses reabrir su restaurante. En algún momento llegó a pensar que la pandemia generaría la quiebra de “El Sabor”, la pollería en San Borja que su padre fundó y que él administra. Sin embargo, el programa Mi Cocina Segura, impulsado por Arca Continental Lindley y Coca-Cola Perú, lo ayudó a salir adelante. Hoy, una carta digital y un servicio seguro de delivery le permiten tener sus puertas abiertas.

Así como el restaurante de Paul, más de 220.000 negocios del rubro gastronómico se enfrentan a los desafíos de los nuevos tiempos. La mayoría de ellos, según cifras del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, son microempresas (98,5%) con entre 1 y 10 trabajadores (99%). En el camino, muchos han tenido que cerrar de forma definitiva, pero muchos buscan la manera de sobreponerse a la crisis.

Esa es la motivación que ha dado vida al programa Mi Cocina Segura: acompañar en el proceso de reactivación económica a los miles de restaurantes que son socios estratégicos del Sistema Coca-Cola. Bajo ese compromiso creamos la Escuela de Restaurantes, que capacita virtualmente a miles de emprendedores gastronómicos, y el portal web www.micocinasegura.pe, para facilitarles información didáctica sobre los protocolos de reapertura así como buenas prácticas adaptadas a la emergencia sanitaria.

Óscar Watson, representante de Arca Continental Lindley, y Paul Guerrero, dueño del restaurante “El Sabor”, ilustran el alcance de Mi Cocina Segura: trabajar codo a codo. 

Mi Cocina Segura tiene como propósito acompañar a nuestros más de 40.000 socios estratégicos y ayudar a que por lo menos 20.000 de ellos, actualmente cerrados, reabran sus puertas a partir de las capacitaciones en la escuela, los consejos de la página web y las herramientas que hemos facilitado para desarrollar cartas digitales con código QR”, explica Óscar Watson, Gerente de Desarrollo de Canales de Arca Continental Lindley.

El desafío es mantener las cocinas encendidas. Pero, sobre todo, lograr que miles de familias peruanas que dependen del sector gastronómico salgan adelante. “Si consideramos que en esos 20.000 restaurantes trabajan entre seis a diez personas, podríamos llegar a impactar en 200.000 familias aproximadamente”, dice Óscar. Cocineros, mozos, ayudantes, repartidores y personal de limpieza serán los beneficiarios.

La participación en el programa Mi Cocina Segura es gratuita y cualquier restaurante puede inscribirse de manera sencilla en el portal www.micocinasegura.pe. “A través de esta plataforma, con las capacitaciones y asesorías, vamos a poder ayudarlos a reabrir sus negocios y a aumentar sus ventas tanto en salón, pese a tener el aforo reducido al 40%, como a través del delivery y el servicio de recojo en tienda”, explica Óscar.

Así como el programa Mi Bodega Abierta de Inca Kola permitirá que más de 50.000 bodegas a nivel nacional potencien sus negocios, con el nuevo programa Mi Cocina Segura, más de 20.000 restaurantes podrán reabrir sus puertas a través de beneficios adaptados a sus necesidades. En ese sentido, la Escuela de Restaurantes recoge las mejores prácticas de la Escuela de Negocios, que ha capacitado a más de 65.000 bodegueros en los últimos 15 años.

El aforo de los restaurantes peruanos está limitado al 40%. Si se acude a uno, se debe mantener una distancia de dos metros entre mesa y mesa.

En la primera edición de la escuela, destacados especialistas de Arca Continental Lindley, el programa “Tu Empresa” del Ministerio de la Producción y la compañía 3M desarrollaron cuatro módulos: “Cómo reactivar mi restaurante en tiempos de crisis”, “Protocolo de bioseguridad en mi cocina y zonas de recojo”, “Protocolo de bioseguridad en la atención en salón y delivery” y “Cómo aumentar tus ventas digitalizando tu negocio”.

El uso del código QR facilita el acceso a la carta digital de los restaurantes afiliados al programa Mi Cocina Segura. Así se minimiza el contacto físico. 

El contenido de estas charlas, la asesoría para elaborar una carta digital y otros consejos tienen como norte que más restaurantes puedan atender de manera segura a sus clientes, en línea con los esfuerzos de Juntos Salimos Adelante, la plataforma regional de Coca-Cola para acompañar a negocios y personas durante la etapa de reactivación.

En Perú, gran parte de los 340.000 clientes del Sistema Coca-Cola son pequeños comercios de barrio como “El Sabor”. Ellos forman parte de nuestra extensa cadena de valor en el país, que emplea a más de 12.000 personas de manera directa e indirecta e incluye, entre otros, a choferes, operarios y repositores.

Con las iniciativas de Juntos Salimos Adelante buscamos impulsar el desarrollo de las personas y comunidades que forman parte de la cadena de valor, un eslabón fundamental para que puedas disfrutar de tus bebidas favoritas en cada momento y lugar.