Los bosques amazónicos tienen cada vez más guardianes del agua. Hombres y mujeres prestos a reforestar sus campos y preservar sus arroyos en la selva de Oxapampa. Héroes anónimos que han comprendido la importancia de resguardar el tesoro más valioso confiado por la naturaleza.

Cuidar los bosques es cuidar el agua. Sin árboles no hay futuro. De ahí la necesidad de contar con más guardianes del agua y los bosques. Propietarios de predios y chacras en las zonas altas de Oxapampa decididos a cumplir una tarea inmediata: garantizar que ese micromundo de líquenes y musgos que habita en la copas de los árboles continúe siendo el principal filtro de la humedad del ambiente. Solo así el agua seguirá fluyendo.

Gianina Jiménez, Gerente de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú, estuvo presente en la firma de los Acuerdos Recíprocos por el Agua. 

“Allí es donde se origina el agua”, explicó Gianina Jiménez, Gerente de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú, durante la firma de los seis nuevos Acuerdo Recíprocos por el Agua (ARA), que han permitido alcanzar 1.000 hectáreas de área protegida en la Reserva de Biosfera Oxapampa-Asháninka-Yánesha, como parte del programa Gestión participativa para la conservación, recupero y manejo de las zonas de interés hídrico en la Biosfera de Oxapampa.

El compromiso de Luis Waller, Rodrigo Carbajal, Víctor Rivera y Dionicio Paredes, en la zona de San Alberto, y Felicitas Villanueva y Eduardo De La Cadena, en el distrito de Chontabamba, es más que un papel con seis firmas. Significa, en realidad, que más vecinos de Oxapampa están dispuestos a convertirse en nuevos guardianes. En total, ya son 42 firmantes de los Acuerdos Recíprocos por el Agua con una duración de diez años.

Los guardianes llegaron también hasta la sede de la Municipalidad Provincial de Oxapampa, el pasado 28 de agosto, para renovar su pacto y ser homenajeados. Desde Marco Yapias y Rosalinda Rendich, los primeros firmantes, hasta los esposos Erica Dávila y Dionisiano Rojas, pasando por el profesor Iván Romero, la agricultora Juana Curi y el experto en semillas Alfonso Acosta. Todos vecinos de Oxapampa.

“Sin ustedes, los firmantes, esto no sería posible”, les dijo Gianina en nombre de Coca-Cola Perú, uno de los principales aliados de la Fundación Avina y el Instituto del Bien Común (IBC), encargado de liderar el proyecto de conservación de microcuencas en Oxapampa. Desde que los primeros acuerdos se firmaron, en el 2014, cada vez son más los interesados en participar, y el respaldo de las sucesivas gestiones municipales ha garantizado la protección de los bosques de la mano con una agricultura sostenible.

La firma de los nuevos acuerdos se realizó el pasado miércoles 28 de agosto en la sede de la Municipalidad Provincial de Oxapampa con la presencia de Coca-Cola Perú.

“Estos acuerdos nos van a ayudar a sumar más gente, a más personas que se concienticen en que tenemos que cuidar las fuentes de agua de nuestra Reserva de Biosfera”, aseguró el Alcalde Provincial, Juan Carlos La Torre. Se respiran nuevos aires en Oxapampa. “Queremos mostrar que somos un modelo de sostenibilidad a seguir”, resaltó el alcalde.

Los resultados empiezan a ser alentadores. Se han sembrado más de 80.000 árboles nativos (uculmano, diablo fuerte, nogal) y exóticos (ciprés, pino, roble) y se reforestaron 700 hectáreas . Por lo tanto, el agua, en sus futuras copas, nacerá y descenderá hasta formar arroyos y ríos. Si bien aún restan incluir más de 2.500 hectáreas para cubrir la zona interés hídrico prevista, Coca-Cola Perú tiene motivos para sentir que su contribución es enorme.

“Cada uno de estos acuerdos suman al gran compromiso global que tiene Coca-Cola de poder contribuir a regresar a la naturaleza más del 100% del agua que venimos utilizando en nuestras bebidas y procesos productivos. Este es nuestro compromiso con el mundo, y los guardianes del agua nos están ayudando a lograrlo”, explicó Gianina, orgullosa del programa, ganador del Premio Nacional Ambiental 2017 en la categoría Perú Natural.