El paso del fenómeno climático del Niño Costero, a principios de 2017, quedará grabado en nuestras mentes como uno de los peores desastres naturales que el país debió afrontar. Miles de familias peruanas se vieron damnificadas y cientos de casas quedaron destruidas tras las avalanchas de lodo provocadas por las intensas lluvias. Entre las regiones más afectadas por el fenómeno se encuentran La Libertad y Lambayeque.

El pasado noviembre, el Sistema Coca-Cola, la ONG CARE Perú y la municipalidad de Virú inauguraron oficialmente las viviendas entregadas en el marco del programa Manos a la Obra con el fin de compartir un momento tan importante con las familias damnificadas.

En Manos a la Obra se trabajó sobre cuatro ejes y desde el momento mismo del desastre: el primero consistió en la donación agua en la etapa de emergencia; el segundo, en la entrega de kits de agua segura y de aseo a las comunidades más afectadas; el tercero, en la construcción de 250 viviendas temporales; y el cuarto en la reconstrucción de las bodegas dentro del Plan Reconstrucción Norte. De esta manera, el programa ha beneficiado a más de 600.000 afectados por el desastre. 

El Sistema Coca-Cola donó más de tres millones de litros de agua durante la emergencia. 

"En Coca-Cola buscamos promover una mejor calidad de vida en todas las comunidades donde operamos, a la vez que contribuimos con el desarrollo del país y de los peruanos. Agradecemos a CARE Perú por la ejecución del trabajo y a las autoridades de Virú por facilitar y hacer posible la intervención en la zona", comentó en el acto Julia Sobrevilla, Directora de Asuntos Públicos y Comunicación de Coca-Cola Perú.

Presentes desde el primer día

El compromiso del Sistema Coca-Cola hacia las personas afectadas se puso de manifiesto desde el inicio del desastre. Y es que, una vez se supo de las inundaciones y de la crítica situación, Coca-Cola Perú y su socio embotellador, Arca Continental Lindley, decidieron sumar su aporte suspendiendo de manera temporal la pauta publicitaria en radio y televisión para destinar toda la inversión a la donación de agua.

La meta de entregar un millón de litros de agua fue superada ampliamente: se donaron más de tres millones, además del apoyo con camiones cisterna de la Compañía que permitieron llevar agua a los diversos centros de salud de Lima.