Mery Vílchez no recuerda la última vez que se sintió más emocionada detrás del mostrador de su minimarket. La semana pasada recibió en su local de San Luis a José Antonio Salardi, Ministro de la Producción, y a Sandra Alencastre, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú, quienes anunciaron allí que unirán esfuerzos para seguir contribuyendo a la reactivación económica de las bodegas del país.

Pero Mery no solo se siente entusiasmada. También se siente segura. Y es que el Minimarket Mery es una de las bodegas que están siendo acompañadas en su reactivación, tanto por el Programa Nacional “Tu Empresa”, del Ministerio de la Producción (Produce), como por Mi Bodega Abierta de Inca Kola, una iniciativa de Coca-Cola Perú y su socio embotellador Arca Continental Lindley.

Mery, como muchos bodegueros, sufrió en carne propia los efectos de la pandemia: las compras de sus vecinos disminuyeron por el miedo a los contagios y ella misma vivía asustada. Pero ese temor ha disminuido desde que utiliza la lámina protectora y el protector facial que ha recibido como parte del Programa Mi Bodega Abierta de Inca Kola.

“Para nosotros es un enorme privilegio poder sumar esfuerzos junto al Ministerio de la Producción para fortalecer el apoyo que les venimos dando a nuestros socios bodegueros, y cuyo esfuerzo es fundamental en nuestra cadena de valor”, comentó Sandra Alencastre.

La meta del Programa Mi Bodega Abierta de Inca Kola es que las bodegas peruanas tengan las herramientas necesarias para garantizar la continuidad de sus negocios en estricto cumplimiento de los protocolos de seguridad. Para conseguirlo, está entregando equipos de protección personal a más de 6.000 bodegueros, que incluyen máscaras faciales y láminas protectoras.

Asimismo, como parte de este programa, miles de dueños de bodegas en el país tendrán acceso al programa de capacitación en línea de la Escuela de Negocios de Coca-Cola, que busca brindarles habilidades para facilitar el crecimiento de sus emprendimientos.

Este esfuerzo se inscribe dentro de Juntos Salimos Adelante, la plataforma regional que integra los múltiples esfuerzos del Sistema Coca-Cola y de las distintas áreas de la Compañía orientados a la recuperación de toda su cadena de valor: canal tradicional, recicladores y comunidad. Esta estrategia para la reactivación del canal tradicional abarca también a Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.

Las láminas protectoras de Inca Kola, elaboradas por Waysted, han permitido utilizar más de 43.000 botellas recicladas y cuidar el medio ambiente. 

El Ministro José Salardi destacó la importancia de las bodegas peruanas y el rol fundamental que tienen en estas circunstancias difíciles. “Durante la emergencia, las bodegas han sido una herramienta importante para generar ingresos a muchas familias y proveer de artículos de primera necesidad a la población. Hemos podido comprobar que estos establecimientos han implementado adecuadamente los protocolos sanitarios”, comentó.

A su vez, Sandra Alencastre resaltó que para la Compañía es fundamental acompañar a las bodegas para que vayan adaptando sus operaciones a los desafíos de la nueva normalidad, mejorando su competitividad, sus herramientas de venta y su digitalización. “En estos tiempos de reactivación nos preocupa más que nunca su seguridad, por lo que queremos seguir acompañándolos en esta etapa, con las capacitaciones de la Escuela de Negocios de Coca-Cola, pero también con estos insumos de protección necesarios para mantener abiertas las bodegas”, sostuvo.

El Ministro de la Producción, José Antonio Salardi; Mery Vílchez; Sandra Alencastre, de Coca-Cola; y Antonella Romero, directora de “Tu Empresa”, durante el anuncio en el Minimarket Mery. 

Las máscaras faciales y las láminas protectoras se fabrican sin olvidar el compromiso de Coca-Cola por Un Mundo Sin Residuos. “En alianza con la marca Waysted, utilizamos para su elaboración más de 547 kilos de resina PET, equivalente a más de 43.070 botellas que fueron recicladas. Así hemos evitado que terminen contaminando nuestro medio ambiente”, precisó Sandra.

Mery se siente orgullosa de ser una de las más de 6.000 bodegueras y bodegueros del país que podrá mantener sus puertas abiertas. El kit de protección entregado por Inca Kola, y las capacitaciones y herramientas tecnológicas proporcionadas por la Escuela de Negocios de Coca-Cola y “Tu Empresa”, la ayudarán a reinventar su negocio. “Espero que otras bodegas se sumen. Juntos saldremos adelante”, auguró.