Los años han convencido a Juan Carlos Oblitas de que Coca-Cola es más que una marca o una botella. Desde que en 1966 pisó la Videna como técnico de la selección peruana de fútbol, pudo constatar que el compromiso de la Compañía estaba al mismo nivel que el pacto de un hincha con su equipo: el apoyo solo podía ser incondicional. En los días de esperanza y celebración o en las noches de decepción, uno de los pocos patrocinadores que nunca dejó de creer en el fútbol peruano era ese que comparte sus colores.

Rojo y blanco. Como la camiseta que Juan Carlos Oblitas acaba de entregar a Thiago Coelho, Gerente General de Coca-Cola Perú, después de anunciar la renovación del vínculo con la Federación Peruana de Fútbol (FPF). Cuatro años más que se sumarán a los más de 25 años de historia en común. “Yo empecé prácticamente con Coca-Cola cuando era técnico de la selección. Cuando se edificó esta Videna, Coca-Cola fue parte de esta construcción. Desde ahí me acuerdo”, dice el Ciego Obligas, con la mirada en el pasado.

A solo días de empezar la Copa América, el Director Deportivo de la FPF se ha encargado de recordar un vínculo que tiene la forma de la pasión: redonda como una pelota.
“Coca-Cola ha seguido acompañándonos durante todo este tiempo. En las buenas y en las malas”, pone énfasis en sus palabras. Porque sabe bien que fueron más malas que buenas, y que la reciente clasificación al Mundial de Rusia 2018 fue el premio a una dilatada espera para todos aquellos que nunca dejaron de creer.

Thiago, que es brasileño y un gran aficionado al fútbol, recuerda las palabras de su padre en el Mundial de México 70, “Mi papá siempre hace dos comentarios de la Copa de 1970: la final ante Italia y el partido ante Perú”. Coca-Cola tiene un compromiso con el deporte peruano, y dos razones para apostar por él: “Creemos que el deporte puede contribuir con el futuro de las personas y con hacer un mundo mejor”, añade.

Así como Thiago, Coca-Cola es un hincha más del fútbol. Pero también del deporte. En sus 133 años de historia lo ha demostrado a pulso: patrocinador más antiguo y permanente de los Juegos Olímpicos, siempre leal a Wimbledon, socio de la FIFA desde 1976 y principal sponsor de la Federación Peruana de Fútbol desde hace más de 25 años. “Nada más justo que Coca-Cola tenga los colores del Perú”, dice Thiago.

Coca Cola renueva contrato con la federación Peruana de Futbol
Franklin Chuquizuta, Vicepresidente de la Federación Peruana de Fútbol, y Juan Carlos Oblitas, Director Deportivo, encabezaron la conferencia de prensa.

Un acuerdo que renueva la esperanza

La firma del contrato entre Coca-Cola Perú y la Federación Peruana de Fútbol es histórica. Basta revisar el pasado. “Esta es la alianza estratégica más importante que tiene la Federación, y la de más larga data. Creemos que son más de 25 años”, dice Manuel Rangel, Gerente Comercial y de Marketing de la FPF, que ha tratado de encontrar, sin suerte, la fecha exacta del inicio de un vínculo forjado por la pasión.

Pero si el pasado deja espacio para las dudas, el futuro solo admite lugar para la ilusión. “Coca-Cola nos va a acompañar, como siempre, en este nuevo ciclo deportivo con miras al Mundial de Qatar 2022”, dice Rangel, que aclara que el apoyo no solo se limitará a la selección masculina absoluta. Coca-Cola, como patrocinador oro, respaldará a todos los equipos que representen a Perú en los próximos cuatro años. “Este es un acuerdo para todas nuestras selecciones: categorías de menores y selecciones femeninas”, aclara.

Para Gabriel Chávez, Gerente de Marketing de Coca-Cola Perú, la apuesta es mucho más grande. “Renovamos nuestro contrato, pero sobre todo renovamos nuestro compromiso con el fútbol peruano, con el fútbol nacional”, dice, con la misma fe de un incondicional, con la misma ilusión de un tribunero. “Coca-Cola está con los hinchas, suda la camiseta con ellos; y Powerade, nuestra marca rehidratante, suda con los jugadores y los ayuda a recuperarse”, asegura Chávez. “En las buenas y en las malas”, adereza.