Este domingo 17 de mayo, el Día Mundial del Reciclaje, será diferente para Sugei Vera. Más que una celebración, será un recordatorio. “Para todos”, remarca. Sin recicladores como ella en las calles, ahora más que nunca se ha hecho visible lo invaluable de su labor. Solo en el caso de su Asociación de Recicladores Sumaq Pacha, cerca de 100 toneladas de residuos reaprovechables han dejado de ser reciclados debido a la cuarentena.

Desde que empezó el aislamiento social como respuesta al Covid-19, Sugei no ha podido poner ni un pie en su centro de acopio ubicado en Cerro Colorado, Arequipa. Unas diez toneladas de plástico PET y otros materiales se quedaron sin vender. Pero lo que más le preocupa son las 40 toneladas mensuales que han dejado de ser segregadas. “Todos esos residuos están yendo a los botaderos y no son aprovechados”, explica la presidente de Sumaq Pacha.

Una vez que se retomen las actividades, la protección sanitaria será una de las prioridades para poder trabajar de forma segura. 

Por estos días, el planeta experimenta las consecuencias de la cuarentena: por un lado, la reducción de medios de transporte y actividad industrial permitió que se “limpiara” el aire; en paralelo, la basura invade las calles de las grandes ciudades.

En Perú, la ausencia de recicladores ha generado que los residuos se acumulen sin distinción y que aquellos que podrían ser reutilizados por empresas como Coca-Cola no lleguen al lugar indicado. “El Día Mundial del Reciclaje debe servirnos para recapacitar sobre el daño que le hacemos al ambiente cuando no reciclamos”, reflexiona Sugei.

Desde Arequipa, la joven recicladora se anima a hacer un llamado a millones de peruanos para que sigan reciclando en sus casas. Sobre todo ahora que el Ministerio del Ambiente ha anunciado que el reciclaje será obligatorio, a partir del protocolo de reactivación gradual y controlada frente al Covid-19. Por eso, separar durante el aislamiento los residuos aprovechables de los no aprovechables en casa no será en vano: “Nos hará más fácil recuperar esos materiales”, explica Sugei.

Que se reactive la cadena de reciclaje empieza a ser urgente para todos: tanto para los recicladores, como para la sociedad y el planeta. “Queremos trabajar. Como recicladores vivimos de los ingresos que generamos día a día. Pero también tenemos miedo de contagiarnos”. El uso de mamelucos, visores, guantes y aspersores con lejía pasará a ser obligatorio.

Como Sugei, Gregorio Soto, miembro de la Asociación de Recicladores Defensores del Medio Ambiente de Manchay, también se está preparando para ese nuevo escenario. Los siete centros de acopio de su asociación recién podrán reabrir sus puertas una vez que sean fumigados con ayuda de la Municipalidad de Pachacamac. “Es lo que vamos a tener que hacer para dar una mayor seguridad a nuestros 32 asociados”, cuenta por teléfono a Journey.

Gregorio Soto administra uno de los siete centros de acopio de la Asociación de Recicladores Defensores del Medio Ambiente de Manchay. 

Así como en el caso de Sumaq Pacha, los residuos reaprovechables que eran procesados por la Asociación de Recicladores Defensores del Medio Ambiente de Manchay, ahora van directo a los basurales y botaderos informales. “Al mes estamos dejando de recoger unas 45 toneladas”, explica Gregorio. El perjuicio principal es para el medio ambiente, además de la falta de ingresos para los recicladores.

Hasta ahora, empresas privadas como Coca-Cola Perú han brindado apoyo a asociaciones de recicladores a través de organizaciones como la ONG Recíclame. Pero lo que más desea Gregorio es reactivar su centro de acopio, ubicado al lado de su casa. Por supuesto, con todas las medidas de seguridad. “El mejor regalo que podemos recibir por el Día Nacional del Reciclador, el 1 de junio, es la solidaridad y el reconocimiento por parte del Estado y la sociedad. Eso sería un gran incentivo”, dice.

Gregorio espera que esta pandemia se convierta en una oportunidad para mejorar aún más sus condiciones de trabajo y avanzar hacia la formalización. Luis Taco, reciclador iqueño y expresidente de la Asociación Nuevo Horizonte, coincide con él: “Todos queremos retomar nuestras labores, pero depende de las autoridades darnos la seguridad”.

Luis Taco, su esposa y tres de sus hijos son recicladores en Ica. La entrada en vigor del nuevo protocolo del Ministerio del Ambiente les facilitará volver a sus trabajos.

Así como los más de 180.000 recicladores que existen en el Perú, Luis confía en que el nuevo protocolo para los programas de segregado en la fuente emitido por el Ministerio del Ambiente sea aplicado por cada municipalidad al milímetro. “A partir de ahora, todo el recojo va a ser domiciliario. Nosotros solo queremos tener todas las medidas de protección para regresar a las calles”, aclara.

Y mientras esperamos que los recicladores puedan retomar su rol en la cadena del reciclaje, aprovechemos todos este 17 de mayo para repensar el papel que cada uno de nosotros debe cumplir, no solo para facilitar la labor de este esforzado grupo de peruanos, sino para asegurar que la mayor parte de los residuos que producimos sea reaprovechado. “Por eso, sigan reciclando en sus casas, desinfectando y separando botellas y envases”, es el pedido de Luis. Y es seguro que él y miles de recicladores estarán agradecidos.