A Yesenia Monggo es difícil borrarle la sonrisa. Solo la mascarilla puede ocultársela del rostro. Ni la pandemia ni la crisis económica han podido con ese espíritu emprendedor que la acompaña desde hace más de diez años, cuando decidió abrir una bodega en las calles de Surquillo. Donde otros ven problemas, ella ve oportunidades, y por eso ha logrado que su negocio se reinvente con la digitalización como bandera.

Aquí, en la bodega que lleva su nombre, no hay espacio para el lamento. Aquí, Yesenia es sinónimo de persistencia y adaptación. Eso ha quedado demostrado en medio de la pandemia: si los clientes no podían llegar hasta su bodega, ella optó por ir al encuentro de ellos. Las herramientas tecnológicas se lo permitieron. Aplicativos como Wabi, para compras online y despachos a domicilio, renovaron su negocio y lo llevaron a otro nivel.

Y en agradecimiento por los buenos resultados que está logrando con su bodega, Yesenia decidió llevar víveres a las zonas más golpeadas por la pandemia en Lima. La bonanza de su negocio no se queda entre cuatro paredes. “Nos ha dado la oportunidad de ser solidarios con los demás”, dice. Para ella, una mujer de fe, siempre es tiempo para aprender: “Esta época de crisis es una época de oportunidades. Oportunidades para crecer como empresa, como familia y como seres humanos”

Yesenia cumple con todos los protocolos de bioseguridad recomendados por la Escuela de Negocios de Coca-Cola. La desinfección de los productos nunca falta.

Yesenia considera a la digitalización como la clave de su resurgimiento en medio de la pandemia.  “Una de las grandes ayudas ha sido la tecnología. Nos ha permitido ampliar nuestra cartera de clientes porque implementamos el servicio de delivery”, cuenta Yesenia, en la entrada de su bodega, que es el punto de encuentro de la residencial San Pedro. Los despachos a distritos cercanos como Miraflores y Surco son tan frecuentes como los envíos a lugares más remotos como San Miguel o el Callao. “Nos buscan de todos lados”, dice.

La presencia en Facebook, Instagram y WhatsApp ha sido un complemento perfecto. Yesenia está convencida de que digitalizar su bodega es la mejor estrategia para salir adelante en tiempos de distanciamiento social. “Hemos tenido que buscar nuevas herramientas para generar otras formas de ingreso. Y gracias a las recomendaciones de nuestros clientes y amigos, el negocio ha seguido en pie”, cuenta.

Además de Wabi para las ventas online, Yesenia está afiliada a la plataforma Ubica Tu Bodega, impulsada por el Ministerio de Producción. Y, por si fuera poco, cuenta con un inventario sistematizado de productos, clientes y proveedores, que le permite una atención rápida y eficiente. “Si nos piden algo, sabemos cuándo podremos cumplir con ese pedido”, explica.

La calidad es innegociable para Yesenia. Vive pendiente de las fechas de vencimiento, de que los pedidos lleguen sin demora y de que la tienda sea regularmente desinfectada. “Me gusta servir como a mí me gustaría que me atiendan. Me gusta que mi cliente se sienta satisfecho, que si tiene algún problema, yo pueda resolverlo; que si tiene alguna necesidad, yo pueda atenderla”, dice, con una sonrisa más grande que su mascarilla.

Los altos estándares en atención, limpieza y ofertas de productos están garantizados. “El respaldo de Coca-Cola, siendo una empresa tan importante, nos ha abierto las puertas para hacer negocios con otras empresas”, asegura. El resultado salta a la vista: lo que empezó como una bodeguita es ahora un pujante minimarket.

La bodega de Yesenia está afiliada a la red Wabi. Además de sus clientes en Surquillo, ahora cuenta con nuevos clientes en diferentes distritos de Lima.

Pero buena parte del éxito de Yesenia se debe a su visión de empresaria. Lo que otros bodegueros ven como gasto, ella lo ve como una inversión a largo plazo: equipos de refrigeración, un sistema de cómputo, uniformes de bioseguridad. “Si no invierto, no gano. Es cierto que mantener una tecnología en la bodega cuesta, pero esa inversión no es en vano. Esa inversión te va a ayudar a crecer. Te va a abrir nuevos caminos”, afirma.

Si quieres sumarte a la red Wabi como Yesenia y otros cientos de bodegueros en el Perú, dale click aquí o ingresa al siguiente enlace: www.yomecuidoconwabi.com.