Una de las mayores colecciones en el Perú de botellas y artículos de Coca-Cola tiene dueño. Su nombre es Miguel Adrián Alburquerque, un joven médico ocupacional que ha logrado reunir más de 4.000 piezas, alguna de ellas verdaderas joyas y reliquias entre los coleccionistas de Coca-Cola en Latinoamérica. En exclusiva para Journey, nos mostró diez de sus objetos más preciados.

1) La lata bailarina. Data de finales de los años ochenta. Formaba parte de una colección que Miguel Adrián adquirió en Arequipa, a donde viajó especialmente para conseguirla. La pieza funciona a pilas y se activa con el sonido de las palmas.

2) Un camión con historia. Réplica a escala de los camiones que se usaban en los años ´50 para repartir Coca-Cola. Con motivo del 75° aniversario de la Compañía en Argentina, el camión se entregó como obsequio para empleados de la planta y coleccionistas.

3) Una edición navideña. Este diseño de colección se estrenó en el Perú en la Navidad del 2015, y se podía conseguir en distintos establecimientos comerciales.


4) La Navidad va por dentro. La pieza de poliacrílico circuló en la Navidad del 2006 en Estados Unidos. En su interior destaca la frase: “Dar vida, amor, Coca-Cola”. Miguel Adrián la pudo conseguir el año pasado durante una convención de coleccionistas en México.


5) Medio siglo de oro. El modelo dorado fue creado en 1993 para conmemorar los 50 años de Coca-Cola en Uruguay. Pesa 1.300 gramos. Después de una ardua negociación, llegó a manos del coleccionista peruano durante una convención en Argentina.

6) Una versión vintage. Esta edición es una reproducción del envase que utilizaba  Coca-Cola antes de la creación del tradicional modelo Contour, lanzado en 1915 y que se convirtió en un verdadero ícono a nivel mundial.


7) Una joya africana. El modelo conmemorativo por los 50 años de Coca-Cola en Djibouti, un país ubicado al oriente de África, fue lanzado en el 2014. En total, Miguel Adrián tiene piezas de colección de más de 30 países del mundo.


8) En honor al centenario. Uno de los artículos más apreciados por el coleccionista peruano es esta botella por los 100 años de Coca-Cola. El modelo apareció en 1986, y es una de las piezas más difíciles de conseguir.



9) Una reliquia reluciente. La Coca-Cola de plata es una botella de vidrio cromado, diseñada especialmente para ser repartida como regalo de Navidad en 1986. La recibieron solo embotelladores y empleados. Esta edición circuló en Brasil.


10) Desde la lejana Mongolia. Este modelo se creó a más de 15.800 kilómetros del Perú. A raíz de la apertura de la primera planta de Coca-Cola en el lejano país asiático, se lanzó esta botella con una etiqueta que lleva a un jinete mongol.