En todos los negocios la información precisa es la clave del éxito. Bajo esa premisa, el flamante Centro de Investigación Bodeguero (CIB), impulsado por la Asociación de Bodegueros del Perú (ABP), ha empezado sus labores con la finalidad de generar, procesar y analizar la información más precisa posible sobre las 535 mil bodegas que actualmente operan en el Perú.

Uno de sus primeros hallazgos es el aumento de estos negocios a raíz de la pandemia. Solo en Lima Metropolitana y Callao el total de bodegas pasó de 189 mil a 206 mil. “Las bodegas que han cerrado durante la pandemia son muy pocas. Más ha habido un incremento”, reveló Andrés Choy, Presidente de la Asociación de Bodegueros del Perú, en conversación con Journey.

Si bien varias bodegas cerraron a causa de la alta competencia y las deudas derivadas por la emergencia sanitaria, los estudios preliminares evidencian un rubro en ebullición. “Son más de 17 mil nuevas bodegas surgidas a raíz de la pandemia. Sin embargo, uno de los grandes problemas es saber cuántas de ellas siguen vigentes”, explicó Choy.

Esta y otras preocupaciones como el volumen de ventas, el tipo de productos comercializados o el nivel de digitalización están entre los temas que explorará el Centro de Investigación Bodeguero de aquí en adelante. De esa forma, las principales empresas proveedoras y el propio Estado tendrán un real conocimiento del sector.

Según Choy, entre el 65 y 70% de las bodegas son dirigidas por mujeres. El Centro de Investigación Bodeguero se encargará de medir esto con mayor precisión. 

“Por eso nace el Centro de Investigación Bodeguero. Para estudiar el comportamiento del negocio y brindar información relevante que sirva para tomar mejores decisiones y armar mejores propuestas y estrategias de mercado por parte de empresas y autoridades. Todo esto redundará en beneficio de los mismos bodegueros”, aseguró el directivo.

Este 12 de agosto, Día del Bodeguero, el Centro de Investigación Bodeguero divulgará su primer reporte con cifras a nivel nacional sobre los niveles de formalización de las bodegas. En medio de la pandemia, esta información resulta trascendental para identificar la cantidad de negocios que requieren acompañamiento del Estado y del sector privado.

El poder de los datos

La obtención y difusión de mayores datos sirve para derribar cualquier mito o estimado sin sustento. “A veces calculamos y especulamos mucho sobre el comportamiento del bodeguero. Por ejemplo, hablamos de cómo generar un mayor nivel de digitalización, pero desconocemos cuántos bodegueros cuentan con un smartphone”, explicó Choy.

En ese sentido, la existencia del CIB ha permitido saber que en la actualidad el 24% de bodegas en Lima y Callao han incorporado la app de WhatsApp como herramienta comercial. “Es información faltante que necesitan los ejecutivos de empresas como Coca-Cola para fijar su estrategia comercial y sus programas de apoyo”, aseguró Choy.

Andrés Choy es Presidente de la Asociación de Bodegueros del Perú. El gremio está conformado por más de 25 mil asociados en las 24 regiones del país.

La digitalización es un proceso en marcha que empezará a ser evaluado por el Centro de Investigación Bodeguero. “Tenemos que generar la información necesaria para saber qué tipo de bodegas pueden usar aplicaciones como Wabi y qué estrategias ofrecer a estas bodegas para el uso de nuevas tecnologías”, comentó el presidente de la ABP.

Los tiempos cambian, pero las bodegas han demostrado que son capaces de adaptarse. “Creemos que las bodegas van a salir de esta pandemia de la mejor forma”, aseguró Choy, convencido de que el Centro de Investigación Bodeguero será la pieza clave para consolidar una etapa de reinvención de las miles de bodegas peruanas.

Sandra Alencastre, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola para Perú y Ecuador, destacó el papel fundamental que cumplen las bodegas en la vida de miles de peruanos y las acciones que toma el Sistema Coca-Cola, formado por Coca-Cola Perú y su socio embotellador Arca Continental Lindley, para ayudar a la reactivación de los bodegueros y sus familias.

​​ “Las bodegas son actores clave en la cadena de valor de Coca-Cola. El 57% de nuestras ventas en el Perú provienen de estos establecimientos. Por ello, en este Día del Bodeguero, queremos reafirmar nuestro compromiso con la reactivación y el desarrollo de nuestros aliados estratégicos”, destacó.

Una de estas iniciativas es Mi Bodega Abierta de Inca Kola, el programa de apoyo a bodegas que junto con Arca Continental Lindley venimos impulsando para contribuir con la reactivación segura de estos negocios, a través de capacitaciones virtuales y entrega de equipos de protección.

El objetivo es también empoderar a los bodegueros como agentes de cambio para promover Un Mundo sin Residuos, a través de nuestros programas #BodegaSinResiduos y Mi Barrio Lindo

#BodegaSinResiduos y Mi Barrio Lindo forman parte de ese gran objetivo que nos hemos propuesto junto con nuestro socio embotellador Arca Continental Lindley: recolectar y reciclar una botella por cada una de las que vendamos para el año 2030. Esto no lo podríamos lograr sin la ayuda de los bodegueros. Ellos son agentes de cambio y una pieza clave en toda esta cadena de valor. Por ello, seguiremos impulsando programas e iniciativas destinadas a la creación de valor para estos negocios”, concluyó Sandra.