Uno de los caminos para alcanzar la meta de Un Mundo Sin Residuos es la innovación en el diseño de los empaques, para asegurar que sean reciclables y que, a su vez, incorporen material reciclado de otros envases. En ese camino, agua San Luis se ha convertido en un claro referente de la innovación en empaques sostenibles en nuestro país.

Con casi 70 años en el mercado peruano, la marca que nació en 1952, lleva un largo trecho revolucionando la manera de concebir sus productos. Esto forma parte del compromiso global de Coca-Cola para recolectar y reciclar el 100% de los envases que comercializa para 2030.

En 2012, nació la primera botella Ecoflex con 28,6% menos gramaje, es decir, con menos plástico en su composición. Gracias a este cambio, se evitó usar 5.000 toneladas de resina en producción de botellas en los últimos años.

En 2019, la botella de agua San Luis se convirtió en la primera de Sudamérica hecha al 100% con otras botellas recicladas. 

Coca-Cola Perú ha demostrado una y otra vez que se pueden encontrar nuevas formas más sostenibles de producir y consumir gracias a la tecnología y la innovación. Actualmente, todos los envases de su portafolio de marcas cuentan con, al menos, 25% de material reciclado en su fabricación.

En 2019, la botella de San Luis evolucionó nuevamente para convertirse en la primera botella de plástico de Sudamérica hecha al 100% con otras botellas recicladas.

Este hito traspasó fronteras y colocó al Perú en una posición de liderazgo en materia de economía circular en la región. Gracias a ello, millones de botellas han sido recolectadas y reincorporadas al proceso productivo de los empaques reciclables.

“Coca-Cola nos estimula al 100% en el tema de innovación. Es muy importante innovar cada vez más en empaques reciclables porque todo lo que producimos lo estamos recuperando para reprocesarlo más adelante. Y promovemos en los consumidores una cultura del reciclaje”, explica Carolina Aramayo, Gerente Técnico de Coca-Cola.

Este proceso se inició con la botella de San Luis de 625 ml, pero ahí no terminó el esfuerzo, pues actualmente todas las versiones del portafolio de San Luis cuentan con empaques 100% hechos de otras botellas.

Envases como la botella de San Luis estimulan un consumo más responsable, un proceso de segregación más sencillo y la reelaboración de nuevas botellas. 

“La sostenibilidad y el cuidado del planeta forman parte del ADN de la marca San Luis, que asume un compromiso de seguir innovando en el desarrollo de empaques sostenibles y accesibles, promoviendo la reutilización y el reciclaje entre todos los peruanos”, asegura Sandra Alencastre, Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú.

“Invitamos a todos los peruanos a contribuir con el reciclaje en el país eligiendo empaques sostenibles como las botellas de San Luis hechas 100% de otras botellas”, comenta Sandra.  Por supuesto, cuanto más se sumen, mejor.

“Invitamos a todos los peruanos a contribuir con el reciclaje en el país eligiendo empaques sostenibles como esta nueva iniciativa que les ofrecemos con San Luis”, dice Sandra. Por supuesto, cuanto más se sumen, mejor.