La economía circular en el Perú tiene un nuevo símbolo: la botella de San Luis hecha 100% con material reciclado. Con sus 14 gramos, es la prueba de que un trabajo articulado de ecodiseño, recolección y alianzas puede dar como resultado un envase que haga posible estar cada vez más cerca de Un Mundo Sin Residuos.

A partir de enero de 2018, luego de que la Compañía lanzara su compromiso global para lograr recolectar y reciclar el equivalente al 100% de los envases que pongan en el mercado a 2030, en Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley decidieron ir más allá. Después de varias pruebas, en abril de 2019 lanzaron al mercado la primera botella de Perú hecha 100% de otras botellas.

La botella de San Luis se ha convertido ya en un símbolo de la economía circular en nuestro país. 


El envase elegido para este reciclaje de botella a botella fue el de 625 mililitros de San Luis. La elección no fue casual, ya que San Luis tiene en su ADN el promover el balance en la vida de sus consumidores, pero también el balance con el medio ambiente.

Y los resultados hablan por sí solos. Gracias a este lanzamiento, el Sistema Coca-Cola ha logrado reciclar más de 140 millones de botellas de plástico en 2019, dándole valor a esos envases para que se conviertan en nuevas botellas, en vez de residuos.

Este hito en el sector industrial coloca al Perú al mismo nivel que Australia y México, los únicos dos países entre los 200 países en los que opera el Sistema Coca-Cola que han lanzado hasta ahora un envase hecho 100% de resina reciclada.

El equipo técnico que consiguió esta proeza fue liderado por Carolina Aramayo, Gerente Técnico de Coca-Cola Perú, junto con Florencia Bestani, Santiago Salinas, Víctor Taboada, y Carolina Murdoch. Pero el logro no habría sido posible si no se hubieran sumado el socio embotellador Arca Continental Lindley y San Miguel Industrias, proveedor de preformas para envases PET. “Necesitábamos de ellos. Necesitábamos trabajar de la mano”, comenta Carolina.

Pero, ¿cómo se fabrica este innovador empaque? En el siguiente video podrás conocer el proceso que sigue una botella para convertirse en un nuevo envase.


Son seis los pasos que permiten la circularidad de las botellas de plástico PET. Como todos los procesos de reciclaje, el inicio y fundamento es que todos dispongamos de nuestros residuos de manera correcta.

Primer paso. Cuando consumimos una bebida, tenemos que depositar el envase en un contenedor de reciclaje.

Segundo paso. Después de que las botellas son acopiadas por los recicladores, son llevadas a las instalaciones de San Miguel Industrias PET para comenzar todo el proceso.

Tercero paso. Después de un primer lavado, se realiza un molido dentro de una máquina picadora hasta obtener pequeñas hojuelas.

Cuarto paso. A través de un proceso de cristalización y policondensación, estas hojuelas se funden y se convierten en pequeñas bolitas llamadas pellets.

Quinto paso. Estos pellets se convierten en preformas, que es una etapa previa antes de tener la apariencia de una nueva botella.

Sexto paso. Finalmente, las preformas son colocadas en una máquina sopladora, que se encarga de darles la forma definitiva, cerrando el círculo.

¿Y tú? ¿Ya reciclaste tus botellas hoy?