El pin en el pecho de Alexis Isla lo acredita como el primer “conductor sostenible” del programa ReciclaBus, impulsado por Coca-Cola y Recicla, Pe!. El recorrido inaugural, con un punto limpio instalado en el interior del bus que conduce, ha sido suficiente para demostrar que está más que comprometido con incentivar el reciclaje entre sus pasajeros.

“A partir de ahora voy a recordarles que tienen que reciclar, y de la misma forma enseñaré a mis compañeros de trabajo que todos tenemos que involucrarnos”, dice Alexis. Él es uno de los más de 400 conductores pertenecientes a cinco empresas de transporte de Lima que se han sumado a la primera etapa del novedoso programa de reciclaje.

Con el motor en marcha, Alexis recibe a sus primeros pasajeros. A los que llevan una botella de agua, el recordatorio es inmediato. “En esta bolsa verde pueden depositar sus envases vacíos”, dice. Esta es su misión, pero también retirar la bolsa, una vez llena, y colocarla dentro de las estaciones de reciclaje ubicadas en paraderos autorizados.

Para Alexis, conductor de transporte público desde hace seis años, comprometerse con el medio ambiente no es una novedad. En casa, su hija Ivana se ha encargado de ir convirtiéndolo en un conductor sostenible. “Ella tiene siete años y siempre me dice que las botellas no deben estar tiradas en las calles”, cuenta, orgulloso.

El programa ReciclaBus busca convertir 700 unidades de transporte público y 12 paraderos de buses en Jesús María en puntos limpios para la ciudad. 

Las macetas más coloridas que adornan su casa han sido elaboradas por Ivana, todas en base a botellas reaprovechadas. Gracias a ella se ha convencido de que los residuos pueden tener más de una vida. “Tenemos que poner nuestro granito de arena y juntar todas las botellas. Así cuidaremos el ambiente y aprovecharemos nuestros residuos”, asegura.

Desde que forma parte del Sistema Integrado de Transporte, Alexis ha tratado de contagiar el hábito del reciclaje entre los miles de pasajeros a los que atiende. “No faltan los que botan las botellas por la ventana o los que las dejan al costado de los asientos o en el piso”,  lamenta. Sin embargo, está seguro de que ahora ya no habrá más excusas.

“Es un buen inicio para empezar a reciclar entre todos”, dice, ya que considera que el cambio es necesario. Así como en su momento reorganizar el transporte en Lima costó años, pero se logró a fuerza de constancia; ahora, consolidar el reciclaje en el transporte público es un nuevo desafío para la ciudad. “Es cuestión de comprometernos todos”, asegura.

Después de dejar Pucayacu, en la selva de Huánuco, ponerse detrás de un volante se convirtió en la profesión de Alexis. Una vez en Lima se hizo transportista de carga y luego decidió formar parte del Sistema Integrado de Transporte por una razón: quería ser parte de la mejora en la calidad de un servicio cuestionado por años.

Alexis Isla es conductor de transporte público desde hace seis años. Oriundo de Huánuco, su compromiso con el cuidado del planeta le viene de familia. 

“El cambio tiene que empezar por uno mismo. Por eso decidí ser el mejor conductor a partir del respeto a los usuarios”, dice Alexis. La recompensa no tardó en llegar. En el 2019, su empresa, Allin Group, lo distinguió como el “Conductor del Año”. Por eso está convencido que no hay reto imposible.

Así como Alexis, más de 400 conductores han decidido unirse al programa ReciclaBus. Aquellos que segreguen la mayor cantidad de botellas entrarán a un sorteo para recibir tablets, smartphones y talleres gratuitos. Alexis cree que la mayor motivación es cuidar el planeta. “De nosotros debe nacer”, dice.

El programa ReciclaBus es una de las iniciativas alineadas con el compromiso global de la Compañía Coca-Cola por Un Mundo sin Residuos, que busca recolectar y reciclar el equivalente al 100% de los empaques comercializados al 2030. Conoce más sobre ReciclaBus y sus estaciones aquí: https://reciclabus.reciclape.org/