Helena Toledo es la Coordinadora de Limpieza Pública de la Municipalidad Provincial de Yungay y una de los 55 funcionarios que ha decidido cursar el diplomado semipresencial ‘Reciclaje Inclusivo para Funcionarios Municipales’, organizado con el apoyo de Coca-Cola, BID Agua y Saneamiento, BID-FOMIN, Pepsico, Fundación AVINA, Ciudad Saludable, la Pontificia Universidad Católica del Perú y el Ministerio del Ambiente. Ella viajó 456 kilómetros desde Yungay hasta Lima con un solo propósito: lograr que su ciudad fortalezca el programa de recolección selectiva de residuos.

En materia de reciclaje, su principal logro ha sido ganar el plan de incentivos del Ministerio de Economía y Finanzas. A partir de ese presupuesto adicional, la Municipalidad Provincial pudo financiar la compra de costales de tres colores para el adecuado segregado. “Así separamos residuos orgánicos, inorgánicos reaprovechables y residuos no reciclables como el papel higiénico, las medicinas y el tecnopor”, explica Helena.

Según un estudio de caracterización de la composición física de residuos sólidos, el 72% de los desechos que producen los 20.000 habitantes de Yungay son orgánicos. En una semana, la dirección de Limpieza Pública recoge entre 4.300 y 4.800 kilogramos de estos residuos que, a través del compostaje, sirven para generar abono natural para las áreas verdes, aseguró Helena a Journey: “Por ahora son 500 viviendas, aproximadamente el 10% de la población, que participan del programa. A todos ellos se les ha entregado como incentivo bolsas de tela para reducir el uso de bolsas de plástico. Debemos volver a las costumbres de nuestros antepasados”, asegura.

Helena Toledo, Coordinadora de la Limpieza Pública de la Municipalidad Provincial de Yungay, es una de los 55 funcionarios que cursan el diplomado.


Si bien Helena siente que la comunidad yungaína ha dado ya algunos pasos, espera poder aprender mucho más para aplicar sobre reciclaje inclusivo y aprovechar los beneficios de la economía circular.

CHANCAY AVANZA CON EL RECICLAJE

En junio, la Municipalidad Distrital de Chancay, inauguró un relleno sanitario que lleva seis años impulsando la correcta segregación. Annie López Yamunaqué, Directora de Residuos Sólidos de la comuna chancayana, también ha decidido formar parte del Diplomado.

“Venimos trabajando no solo con viviendas, sino también con colegios y negocios. Hemos entregado contenedores: uno para papeles y cartón, y otro para plásticos y metales. Actualmente más del 40% de viviendas participa en este programa. El año pasado, la meta era recuperar 89 toneladas de materiales, pero se llegó a 140 toneladas en total”, explica la funcionaria.

Desde la apertura del relleno sanitario, Annie está convencida de que la cadena de valor de los residuos sólidos se ha potenciado. “Queremos ser un distrito eficiente, limpio y ordenado. Queremos lograr que para 2021 Chancay tenga un bosque que sirva como zona de esparcimiento al lado del relleno”, explica. Sin embargo, quiere fortalecer el trabajo con los recicladores formales y con las dos asociaciones incorporadas para las tareas de recolección. “A partir de los conocimientos adquiridos en el diplomado podremos mejorar el programa de segregado entre los vecinos”, comenta.

El relleno sanitario de Chancay fue inaugurado en junio de este año. Será un espacio clave para la consolidación del reciclaje inclusivo en el Norte chico. 

 

PARAMONGA DA SUS PRIMEROS PASOS

Miguel Alberto Castillo, Subgerente de Servicios a la Ciudad y Medio Ambiente de la Municipalidad Distrital de Paramonga, reconoce que su ciudad natal está más rezagada respecto a Yungay y Chancay. El programa de segregación de residuos sólidos apenas lleva cuatro años y no cuentan con un relleno sanitario. Sin embargo, tiene la seguridad de que el panorama empezará a cambiar. “Hemos pasado de cero a cuatro mil vecinos participantes y venimos elaborando un proyecto de gestión integral de residuos sólidos desde hace tres años”, comenta Miguel.

Con una mirada al futuro, y con esperanza en la propuesta del diplomado, Miguel espera que el 50% de los 20.000 habitantes de Paramonga se sumen al programa de segregado.