En medio de la pandemia, la paulatina reactivación de las actividades económicas incluye a una esencial: la cadena de reciclaje. Más de 108.000 recicladores en todo el Perú podrán retomar sus labores teniendo como guía el “Protocolo sanitario para la operación ante el COVID-19” del Ministerio del Ambiente. Pero en este desafío no estarán solos: Coca-Cola Perú y la ONG Ciudad Saludable decidieron unirse para poder acompañarlos.

Con fondos de la Fundación Coca-Cola, la Compañía está entregando canastas de víveres de primera necesidad y equipos de protección para más de 1.300 familias de recicladores de siete regiones del país. Así, más de 5.000 peruanos, recicladores y sus familias, podrán enfrentar los preparativos de la reactivación. “Cada canasta incluye menestras, arroz, aceite y otros productos para alimentar a los recicladores y 4 miembros de su familia, durante un mes, el tiempo que durará poner en marcha la fase de reactivación”, anunció Paloma Roldán, Directora Ejecutiva de Ciudad Saludable.

Según el “Protocolo sanitario para la operación ante el COVID-19 del servicio de reciclaje”, dado por el Minam, el sistema de reciclaje se reactivará de forma gradual.

Desde el inicio de la cuarentena, uno de los sectores económicos más golpeados fue el reciclaje. No solo porque se dejaron de segregar miles de toneladas de residuos reaprovechables, sino por el impacto directo en las familias que dependen de esta actividad. “Por eso se hizo muy necesario crear un fondo de fondo de emergencia de ayuda humanitaria”, explicó Paloma a Journey.

El llamado a las principales empresas que impulsan la economía circular en el Perú fue el siguiente paso. Coca-Cola Perú se sumó de inmediato como parte de su plataforma #JuntosHacemosLaDiferencia. Después de una primera fase de ayuda a más de 1.200 recicladores, de Madre de Dios, Tacna y otros departamentos, como parte de la campaña #HazloPorEllos de Ciudad Saludable, Fundación Coca-Cola ha decidido canalizar los fondos necesarios para beneficiar a más recicladores.

“Así como lo han hecho otras empresas, Fundación Coca-Cola y Coca-Cola Perú se están sumando para apoyar y fortalecer a un actor fundamental que forma parte de la cadena de valor del reciclaje”, explica Paloma. De esta forma, un total de 1.332 recicladores, integrantes de 43 asociaciones formales de Lima, Arequipa, Ica, Ucayali, Tacna y Cusco, y 50 dueños de centros de acopio, serán atendidos desde esta primera semana de junio, como parte de las actividades por el Día Nacional del Reciclador.

Otras empresas y organizaciones como Recíclame, Fundación Avina, Tetra Pak, Pamolsa y la Sociedad Nacional de Industrias también están canalizando su ayuda para llegar a un mayor número de recicladores en un total de 15 regiones del país.

Unos 108 mil recicladores en todo el Perú se han visto afectados por la paralización de las actividades económicas producto de la cuarentena.

La respuesta frente a esta crisis humanitaria también incluye a una población aún más vulnerable: los recicladores informales, a quienes se les acompañará para ayudarlos a formalizarse. “Coca-Cola Perú se mostró a favor de llevar esta ayuda a 825 familias de recicladores que trabajan en condiciones de riesgo en el botadero El Milagro en La Libertad. Hemos decidido incluirlos porque hasta que el plan de cierre se realice, muchas de estas familias necesitarán subsistir”, explicó Paloma. 

“Para nosotros es importante que este grupo, el más vulnerable, también reciba alimentos y equipos de seguridad”, afirmó Paloma. Los kits de aseo, así como los productos de limpieza y protección personal, que incluyen zapatos especiales, uniformes, mascarillas, lentes, respiradores de doble filtro y guantes de nitrilo, son aún más necesarios en este caso. 

Otra parte esencial del apoyo de Coca-Cola Perú y Ciudad Saludable será el trabajo de acompañamiento: recicladores y personal municipal serán capacitados para concretar la reactivación del sector sin inconvenientes. “La proyección que tenemos para el regreso total de la actividades apunta a unos tres meses. Ojalá tome menos tiempo y por eso estamos tratando de avanzar lo más rápido posible”, enfatizó la Directora de Ciudad Saludable.

A nivel nacional, menos del 5% de los residuos son reaprovechados. Paloma Roldán, Directora Ejecutiva de Ciudad Saludable, espera elevar esa cifra a fin de año.

Los recicladores formales, asociados a los programas municipales de reciclaje, tendrán acceso a los equipos de protección, así como a las guías creadas por la ONG para lograr una reactivación gradual y controlada del servicio de reciclaje

Pese a la crisis sanitaria, Paloma vislumbra un futuro alentador, sobre todo a partir de la obligatoriedad del reciclaje a nivel nacional, dada por el Ministerio del Ambiente. “Es una oportunidad para fijar nuevos modelos donde todos vamos a tener que poner de nuestra parte”, explicó. Si eso se consigue, está convencida de que la cifra de reciclaje de material reaprovechable podría superar el 5 por ciento. “Creo que sí podemos lograrlo”, aseguró. Si todos ponemos de nuestra parte, reciclando desde casa, confiamos en que así será.