La determinación del Ministerio del Ambiente por construir una economía circular en todo el Perú suma cada vez más aliados. Así quedó en evidencia durante el lanzamiento de Perú Limpio -la estrategia estatal, a nivel nacional y descentralizada-, que sirvió para renovar el compromiso de siete empresas, entre ellas Coca-Cola Perú, dispuestas a impulsar Un Mundo Sin Residuos.

Después de un recorrido por la planta de reciclaje y compostaje de residuos orgánicos del Parque Ecológico Mayta Cápac de San Martín de Porres, el segundo distrito más poblado del Perú (650.000 habitantes), la Ministra del Ambiente, Lucía Ruiz, reconoció el esfuerzo mancomunado de los diferentes actores. Desde autoridades, como el alcalde distrital Julio Chávez, y empresas como Coca-Cola Perú, Backus, Claro, Natura, Promart, Cencosud y Tetra Pak; hasta asociaciones de recicladores y vecinos.

Durante el evento, el Alcalde de San Martín de Porres anunció la aprobación del plan de gestión de residuos sólidos de la municipalidad distrital. “Queremos también ser artífices de este cambio. Mejorar los estándares ambientales que queremos para nuestra sociedad. Involucrar a todos los actores: desde las asociaciones de recicladores hasta la empresa privada”, dijo.

Gianina Jiménez, Gerente de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú, fue la encargada de recibir el reconocimiento.

Al igual que distritos como San Isidro, Miraflores o Magdalena, pioneros en el reciclaje urbano, San Martín de Porres ya cuenta con más de 14.000 viviendas incluidas en un programa de segregado de residuos. “Gracias a la alianza con tres asociaciones de recicladores y nueve mercados estamos dándole valor a esos residuos. En el caso de los orgánicos, elaboramos abono que es aprovechado en jardines y parques”, afirmó. A fines de este año, estima, llegarán a las 20 mil viviendas, lo que representaría el 17% del distrito.

Pero así como San Martín de Porres es capaz de producir 200 toneladas de abono al mes, dándole otro uso a los residuos, la Ministra del Ambiente, Lucía Ruiz, recordó que nada de esto se lograría sin campañas y acciones concretas de aliados en el sector privado. “Las empresas nos ayudan a llegar a más personas. Las ordenanzas son un estupendo comienzo, pero no lo solucionan todo. Hace falta articular los esfuerzos”, sostuvo.

Del total de residuos producidos en el país un 50% puede ser reconvertido en abono y otro 20% corresponde a materiales reutilizables como el plástico. Allí es donde entra a tallar el aporte de empresas como Coca-Cola. “Si se ha podido conseguir hacer una botella con material 100% reciclado, podría lograrse lo mismo con otros productos. Lo que hace falta es reciclar mucho más para alcanzar esa meta”, dijo la Ministra del Ambiente.

El diploma entregado a cada una de las siete empresas aliadas de Perú Limpio fue elaborado con 10 botellas de plástico PET. Un símbolo de reciclaje. 

La botella Ecoflex de San Luis ya se ha convertido en un símbolo de economía circular. Un círculo virtuoso en el que los ciudadanos segregan, los recicladores urbanos realizan un trabajo digno y las empresas reutilizan el material acopiado a partir del ecodiseño, para reducir la emisión de residuos. “Nos hemos olvidado que siempre vivimos en una economía circular. Tenemos que volver a ella”, instó Lucía Ruiz.

Gianina Jiménez, Gerente de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú, fue la encargada de recibir el reconocimiento de manos de las autoridades ministeriales. “Para Coca-Cola, formar parte de Perú Limpio como aliados es un hito. Sobre todo porque está alineado a nuestro compromiso global de Un Mundo Sin Residuos. En el Perú ya estamos avanzando, y un ejemplo de eso es la botella de San Luis”, aseguró.

En ese sentido, pidió el respaldo de la población para garantizar un cambio sostenible desde la industria. “Gracias al trabajo de los recicladores podemos tener envases innovadores. Por eso queremos pedirles que desde los hogares se sumen segregando sus residuos. Solo así vamos a poder fortalecer esta cadena de valor", dijo Gianina, quien recibió un diploma elaborado con 10 botellas de PET.

En esa línea, el Ministerio del Ambiente presentó un video que busca concientizar a la población sobre la importancia de la separación de residuos.

La firma del primer Acuerdo de Producción Limpia, rubricada por Coca-Cola con el Estado peruano en septiembre del año pasado, supuso un paso trascendental para que más empresas decidieran sumarse como aliadas de Perú Limpio. "Gracias al trabajo de los recicladores podemos darle una segunda vida a las botellas. Por eso queremos pedirles que desde los hogares se sumen segregando sus residuos. Solo así vamos a poder fortalecer esta cadena de valor", dijo Gianina.

Tras la ceremonia oficial, autoridades, recicladores, empresas y vecinos se unieron a un solo grito: “Todos por un Perú Limpio”. 

Para Gunther Merzthal, Director de la Dirección General de Educación, Cultura y Ciudadanía Ambiental del Ministerio del Ambiente, el lanzamiento de la estrategia nacional y descentralizada de Perú Limpio confirma el compromiso de las empresas: “Están tomando el liderazgo en sus procesos productivos para hacer cambios. Cambios en la ecoinnovación de sus productos, cambios en procesos productivos que generen menos residuos”.

“La botella 100% reciclada de Coca-Cola es un muy buen ejemplo de ecoinnovación en el producto, vinculado al trabajo de los recicladores y recicladoras. En una cadena de valor del reciclaje con inclusión social, porque incluimos a los recicladores, y con participación ciudadana”, agregó, al cierre del evento, que contó con la participación de decenas de promotores de Perú Limpio y de la Municipalidad de San Martín de Porres.