El sector empresarial peruano se ha convertido en un referente sudamericano sobre cómo impulsar la economía circular. El cumplimiento de las metas del Acuerdo de Producción Limpia firmado por Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley con el Ministerio del Ambiente es un ejemplo que más países quieren imitar. Por eso Coca-Cola Perú fue invitado por la Asociación de Empresarios Cristianos de Paraguay (ADEC) para compartir esta exitosa experiencia. 

Como parte del webinario “+ Economía Circular = + Economía Sostenible”, desarrollado el pasado 22 de octubre, los líderes del sector empresarial paraguayo pudieron conocer de primera mano el impacto de los Acuerdos de Producción Limpia y los beneficios que trae la economía circular en la sostenibilidad de sus negocios: desde el uso eficiente de los recursos y la reutilización de los residuos hasta una mejor reputación a nivel social.

Gianina Jiménez, Gerente de Sostenibilidad y Relaciones Institucionales en Coca-Cola Perú, compartió las metas alcanzadas en el Acuerdo de Producción Limpia.

Gianina Jiménez, Gerente de Sostenibilidad y Relaciones Institucionales de Coca-Cola Perú, fue la encargada de compartir las tres metas alcanzadas como parte del primer Acuerdo de Producción Limpia firmado por el Estado con una empresa del sector privado. “Todas nuestras botellas tienen 25% de plástico PET reciclado, 40% de nuestras ventas son en envases retornables y hemos firmado seis alianzas con gobiernos locales”, explicó.

Este modelo ha traído resultados positivos: Coca-Cola Perú logró ser la primera filial de Coca-Cola en la región en lograr que el 100% de sus botellas sean elaboradas con un porcentaje de material reciclado. “La alianza con diferentes actores de la cadena del reciclaje, como asociaciones de recicladores, nos ha permitido que todo nuestro portafolio cuente con material reciclado”, explicó Gianina.

La botella ecoflex de agua San Luis es uno de los mayores orgullos de Coca-Cola Perú. Hecha 100% de material reciclado, es un ejemplo de innovación para otros países de la región. Este esfuerzo responde a uno de los tres pilares del compromiso Un Mundo sin Residuos: el diseño. “Así las botellas están hechas para tener más de una vida útil”, aseguró.

Los otros dos pilares son la recolección y las alianzas, interconectadas entre sí. “Porque sabemos que solos no vamos a poder lograr Un Mundo Sin Residuos”, comentó Gianina, en relación al compromiso de Coca-Cola, de recolectar y reciclar el 100% de los envases comercializados por la Compañía al año 2030. “Estos pilares nos permiten, además, promover y hacer realidad una economía circular”, agregó.

En el webinar también participaron representantes del Ministerio del Ambiente.

Economía circular en Paraguay

El compromiso global por Un Mundo sin Residuos también tiene una fuerte impronta en el accionar de Coca-Cola Paraguay, que lleva adelante diferentes iniciativas para alcanzar esta meta. En relación al diseño, tal como sucedió en el Perú, la clave fue apostar por el cambio. ¿Cómo? A través de la Botella Única. Hoy, el 85% de los envases de 2 litros reciclables de Coca-Cola tienen este formato retornable, que se puede reutilizar hasta 18 veces, y que requiere menos plástico para su fabricación. 

En cuanto a la recolección, el compromiso con el reciclaje tiene varios anclajes en Paraguay. Por un lado, está en marcha por segundo año el “EcoDesafío Asunción Recicla”, en el que recicladores y vecinos de diferentes barrios trabajan juntos para promover el hábito del reciclaje en las comunidades e incorporarlo a la vida diaria de las familias paraguayas. En la misma línea, Coca-Cola Paraguay apoyó a los recicladores ante los desafíos de la pandemia con la entrega de kits de seguridad sanitaria.

Y en cuanto a las alianzas, Coca-Cola Paraguay lleva adelante diferentes acciones junto a la organización Soluciones Ecológicas, las diferentes cooperativas de recicladores, la Municipalidad de Asunción, entre otros. Tanto en Paraguay, como en el Perú, la meta es una sola: contribuir al objetivo común de Un Mundo Sin Residuos.