“Ser sostenible no es una opción; es una obligación”, dijo Thiago Coelho, como preámbulo a la firma de la “Declaración por el Desarrollo Sostenible del Perú”. El Gerente General de Coca-Cola Perú fue uno de los 16 ejecutivos que suscribieron este compromiso público durante el cuarto foro de Desarrollo Sostenible, organizado por la Cámara de Comercio Americana del Perú (AmCham).

El evento contó con la presencia del Presidente del Directorio de Minas Buenaventura, Roque Benavides, y con los CEOs de Austral Group, Adriana Giudice,  USIL, Juan Manuel Ostoja, y Backus, Rafael Álvarez. Todos coincidieron en la necesidad de apostar por la consolidación de cadenas de valor que tengan como principal pilar a la sostenibilidad en armonía con el medio ambiente.

Thiago compartió el caso de Coca-Cola Perú, que busca articular el bienestar de las comunidades, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo del negocio. “Lo primero es el empoderamiento de las mujeres, que permite que garanticen una mejor calidad de vida para sus familias, y que a su vez esto repercuta en una mejora de la economía”, explicó Thiago durante el panel.

Los programas de formalización de recicladoras en Lima y Arequipa, así como el respaldo de iniciativas como Vidriosas en El Agustino y la capacitación de bodegueras a través de la Escuela de Desarrollo de Negocios, forman parte de 5by20. “Esta iniciativa de la Compañía a nivel global busca empoderar cinco millones de mujeres al próximo año. Y estamos dentro de la meta, y lo vamos a lograr”, aseguró el Gerente General de Coca-Cola Perú.

El principal panel de la cuarta edición del Foro de Desarrollo Sostenible reunió a los representantes de Coca-Cola Perú, Backus, Buenaventura, USIL y Austral Group.


Respecto de los programas vinculados al cuidado del agua que lleva adelante la Compañía, por un lado está el programa de reposición de agua a la naturaleza en la Reserva de Biosfera Oxapampa-Asháninka-Yanesha, a través de Acuerdos Recíprocos por el Agua (ARAs). Pero también el rescate de cuencas, como el recientemente iniciado en la parte alta del río Chilca, en Calahuaya. Sin contar las certificaciones LEED de las plantas de Pucusana y Trujillo por su uso eficiente del agua.

Un tercer punto que hace a la sostenibilidad es el manejo adecuado de los residuos sólidos.  “No es posible un mundo sin plástico, pero cuando se convierte en residuo tenemos un problema. Es importante dar una nueva vida a este material y seguir haciéndolo de forma sostenible”, aseguró Thiago, comprometido con Un Mundo Sin Residuos al 2030.

Thiago renovó el compromiso de Coca-Cola Perú con la sostenibilidad. 

Más allá de su rol como Gerente General de Coca-Cola Perú, el ejecutivo brasileño tiene un compromiso como ciudadano del mundo. Desde su experiencia como buzo aficionado, le cuesta resignarse a la idea de que los residuos acaben en el mar. “Cuando pienso que al 2050 puede haber más plástico que peces en el mar, se me hace impensable. El plástico per se no es un problema, el problema es cómo y dónde se descarta. Si se lo recupera correctamente puede reciclarse y convertirse en valiosa materia prima”, remarcó.

En ese sentido, la firma de la Declaración por el Desarrollo Sostenible del Perú tiene el objetivo de generar mayores alianzas entre las distintas empresas peruanas comprometidas con la sostenibilidad y que ya colaboran con el Estado a través de campañas como #PerúLimpio. “Nos vamos a reunir con el Ministerio del Ambiente para que el Perú sea un ejemplo global del reciclaje de plástico”, anunció Thiago.

Para Javier Perla, Gerente de Negocios Sostenibles de Libélula, un referente en emprendedurismo verde, el mensaje de las grandes empresas es alentador. “Esa visión de largo plazo creo que está cambiando la forma de hacer las cosas. Las empresas se están reinventando y creo que todos tenemos que ser parte de este movimiento”, le dijo a Journey.

Si quieres conocer más historias sobre cómo Coca-Cola Perú reduce, reutiliza y repone el agua que utiliza en sus procesos productivos, dale clic aquí.