Desde hace 29 años el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (SIWI) organiza la Semana Mundial del Agua, el movimiento global más influyente centrado en resolver los desafíos mundiales del tema.

La cita, que tiene lugar en Estocolmo, Suecia, proporciona un foro único y una oportunidad para facilitar el intercambio de opiniones, experiencias y prácticas entre la sociedad científica, empresarial, política y civil.

Este año el encuentro se extiende del 25 al 30 de agosto y reúne a más de 3.300 personas de 130 países que participarán en las 270 sesiones previstas.

La participación activa de los asistentes genera intercambios únicos. 

Algunos de los objetivos del encuentro son:

  • Vincular la comprensión científica con las políticas y la toma de decisiones para desarrollar soluciones concretas a los desafíos del agua, el medio ambiente y el desarrollo. 
  • Fomentar asociaciones y alianzas proactivas entre individuos y organizaciones de una amplia gama de diferentes campos de especialización.
  • Destacar la investigación innovadora, las mejores prácticas y el trabajo de políticas innovadoras por parte de los interesados ​​y expertos de todo el mundo y de múltiples disciplinas. 
  • Revisar la implementación de acciones, compromisos y decisiones en procesos internacionales y actores principales en respuesta a estos desafíos. 
  • Premiar logros destacados

El tema de 2019: hora de centrarse en la inclusión

Cada año la Semana se plantea un tema particular para profundizar; en 2019 es “Agua para la sociedadincluidos todos”.

Se busca así sumar una perspectiva más amplia en torno a la inclusión: la seguridad del agua subyace a la seguridad humana y ambiental, y el acceso y uso del agua en cantidad y calidad adecuadas son fundamentales para la supervivencia y la prosperidad.

En América Latina, hogar de 650 millones de personas, el problema está lejos de resolverse. La región, prolífica en paradojas, suma en este caso una más: alberga el 30% del agua disponible en el planeta y enormes cuencas hídricas, pero el acceso universal al agua sigue siendo un desafío.

Para concientizar sobre la problemática y contribuir en la búsqueda de soluciones colectivas, la Compañía Coca-Cola se sumó este año al tema que propone la Semana Mundial del Agua con la campaña Volvamos al origen[U1] .

La pieza central de esta iniciativa es el reflejo de más de una década de trabajo incesante: la Compañía Coca-Cola desarrolla alrededor del mundo proyectos para mejorar el acceso al agua que ya transformaron la vida de 786.000 personas. En el sur de Latinoamérica, más de 73.000 personas se beneficiaron directamente de la construcción de fuentes de agua potable y la instalación de filtros potabilizadores que se concretaron con iniciativas como las de Y Kuaa (Paraguay), Concurso de Agua (Argentina) y Agua Segura (Argentina y Uruguay). [U2]

 “En el continente más urbanizado del mundo en desarrollo, las ciudades crecen rápido y, con ellas, también crece la demanda del agua. La vulnerabilidad está latente y los fenómenos climáticos extremos ponen mucha presión sobre los recursos hídricos, el suministro de agua y los medios de producción” explica Silvia Benítez,  Gerente de Seguridad Hídrica The Nature Conservancy (TNC) América Latina.

En diálogo con Journey, la experta advirtió que muchas ciudades están en zona de riesgo hídrico, vulnerables a sequías, inundaciones y mala calidad de agua. “Esto se debe al cambio climático, la pérdida de cobertura vegetal, los incendios y las malas prácticas agrícolas, entre otros factores”.

Silvia Benítez,  Gerente de Seguridad Hídrica The Nature Conservancy (TNC) América Latina, organización promotora de los Fondos de Agua, iniciativa apoyada por la Compañía Coca-Cola.

Para Silvia, la solución necesita la cooperación de los diferentes sectores y actores implicados en la gestión y el uso del agua. “TNC propone un trabajo de acción colectiva. Un gran ejemplo de esto son los Fondos de Agua[U1]  para promover la conservación de las cuencas de la región, iniciativas público privadas en las que participa Coca-Cola, entre otras compañías”.

Coca-Cola aborda su gestión global del agua en cuatro pilares: Proteger, Reducir, Reciclar y Reponer. En 2015, cinco años antes de lo previsto, la Compañía cumplió con la meta de regresar a las comunidades y la naturaleza el 100% del agua utilizada en la producción de sus bebidas.

Al cierre del 2018 logró llegar al 155% a través de diversos proyectos destinados a seguir optimizando el uso de agua en todas sus operaciones, proteger los recursos hídricos locales y llevar agua potable y segura a las comunidades que más la necesitan.

Alcanzar este objetivo a nivel global fue posible gracias a más de 4.000 iniciativas realizadas junto a las organizaciones expertas de mayor reconocimiento del mundo, entre ellas: WWF, The Nature Conservancy (TNC), Water for people, Millenium Water Alliance, ProNatura, ONU-Hábitat, Fundación Avina, y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En Perú, En Perú, la Compañía Coca-Cola trabaja junto a la ONG Avina y el Instituto del Bien Común (IBC) en el programa de reposición hídrica en la Reserva de Biósfera Oxapampa. Para lograrlo, trabajan en la conservación, reforestación y recuperación de hectáreas de bosque. Así como en la sensibilización de las comunidades vecinas para que estas acciones se vuelvan hábitos en la población.

Si te interesa saber más de los proyectos vinculados a la gestión del agua te invitamos a visitar esta página.

La Semana Mundial del Agua es una excelente plataforma, también, para interactuar con jóvenes líderes.