Los años pasan y los hábitos también, sobre todo cuando se trata del consumo de bebidas y alimentos. Pero, ¿cómo una marca con 133 años de historia consigue mantenerse en el tope de las elecciones de los consumidores a pesar del paso de los años? “La clave es la transformación”, explicó Juan Félix Alba, Gerente General de Arca Continental Lindley, socio embotellador de Coca-Cola Perú, durante la Cumbre de Consumo Masivo 2019.

“Después de más de 100 años no somos los mismos”, continuó en el inicio de su presentación, “Posicionamiento de marca y fidelización”. Las palabras de Juan Félix Alba pueden sorprender tratándose de una marca como Coca-Cola, que a lo largo de los años ha mantenido un espíritu inalterable. Pero lo cierto es que ha sabido adaptarse a los constantes cambios generacionales mostrando la frescura de siempre.

Con 340.000 puntos de venta en el país, 67 centros de distribución y siete plantas a nivel nacional, el aporte de Arca Continental Lindley como socio ha sido fundamental para que Coca-Cola Perú se consolide como una marca a la vanguardia de las nuevas formas de consumo. El segundo embotellador más grande de Coca-Cola en América Latina, con 50 plantas productoras en cinco diferentes países, forma parte de esa renovación constante.

“El consumidor cambia generación tras generación. No es el mismo. Y eso nos impone un desafío”, aseguró Juan Félix durante el evento que reunió a los principales CEOs de las empresas multinacionales que operan en el Perú.

 “El consumidor ahora busca bienestar integral y funcionalidad en los productos y sus presentaciones. Además, tiene conciencia ambiental: le importa lo que hace y el impacto que está teniendo en el mundo”, agregó.

“Las marcas que van a ser exitosas en el futuro son aquellas que aporten de manera positiva a la sociedad en general”, resaltó el Gerente General de Arca Continental Lindley, que además tiene claro que el consumidor, pese a los años, siempre mantiene una característica: el cuidado en el uso de sus recursos. “Este cambio a nivel generacional nos desafía a nosotros a cambiar”, refirió ante los asistentes al evento.

El desafío, por supuesto, ha sido bien asumido por el Sistema Coca-Cola. Desde la implementación de una omnicanalidad (varios canales de venta) hasta un modelo estratégico con dos componentes: un Great Marketing, asumido por The Coca-Cola Company, y una Great Execution, a cargo de Arca Continental Lindley, que garantizan conocer a fondo los intereses de las personas y satisfacerlas de la mejor manera posible.

“¿Cómo nos mantenemos en la preferencia del consumidor?”, se preguntó Juan Félix. Para responder a esa interrogante, mostró los resultados del reposicionamiento de los envases retornables. “Observamos que estos empaques están trayendo beneficios adicionales al consumidor. Basado en el reuso y la reutilización, son empaques que apoyan la sostenibilidad, la retornabilidad; pero también cumple la funcionalidad de la compra inteligente y la conexión con el público joven”, explicó.

El reciente Acuerdo de Producción Limpia, firmado por el Sistema Coca-Cola con el Estado peruano, incluye justamente el compromiso de aumentar la retornabilidad de los envases. Por eso, todas las acciones en la parte de la ejecución de las operaciones, están alineadas a este objetivo: la reutilización de envases de vidrio hasta 35 veces, el trabajo de promoción de los 1.500 gestores de venta a nivel nacional y la innovación desde el Centro de Inteligencia Arca Continental.

“Nos sentimos muy contentos de avanzar y estar cumpliendo los compromisos que hicimos junto a Coca-Cola Perú como parte del Acuerdo de Producción Limpia”, sostuvo Juan Félix. Los resultados saltan a la vista: al cierre del 2018 los empaques retornables de Coca-Cola Perú tuvieron un crecimiento en volumen, en el número de transacciones y en la participación de mercado.

Para Juan Félix Alba, Gerente General de Arca Continental Lindley, la clave del posicionamiento de Coca-Cola como marca está en la constante transformación.

“En los últimos años hemos visto un cambio de tendencia hacia el retornable, no solo por accesibilidad sino también por sostenibilidad”, añadió, tras recordar que este tipo de envases representa casi el 30% de las ventas de la Compañía.

En paralelo al crecimiento del uso de los retornables en el Perú, Coca-Cola se ha comprometido a una adecuada gestión de los residuos sólidos en el caso del plástico. A través del compromiso Un Mundo Sin Residuos, la Compañía busca recolectar y reciclar el 100% de los empaques que se comercialicen.  “Lo que tenemos que hacer es impactar para que los plásticos regresen y tengamos una economía circular”, refirió.

Ese esfuerzo ya se ve reflejado en el 25% de resina reciclada que se usa en la fabricación de botellas del portafolio. “La intención es seguir incrementando este porcentaje. Por eso, junto a Coca-Cola Perú, estamos ayudando a los recicladores para que se organicen y capten más plástico a través de su valioso trabajo”, remarcó Juan Félix, quien recordó que el compromiso de Coca-Cola se resume en una frase: “La sostenibilidad es parte del ADN de nuestro negocio”.