Este 17 de mayo es una oportunidad para recordar las acciones que realiza la Compañía a nivel global y en el Perú para elevar las tasas de reciclaje. Los programas Recicrece, Bodegas Sin Residuos y Mi Barrio Lindo son tres valiosos ejemplos que forman parte del compromiso por Un Mundo Sin Residuos.

Más que una celebración, el Día Mundial del Reciclaje es el recordatorio de que no hay esfuerzo pequeño ni aislado. Este 17 de mayo servirá para reflexionar sobre el escaso 1,9% de residuos que se recicla en el Perú, pero también para destacar que existen empresas como Coca-Cola Perú que han decidido apostar por un futuro más sostenible.

Como parte de su compromiso global por Un Mundo Sin Residuos, que supone recolectar y reciclar para el año 2030 el equivalente al 100% de envases que comercializan en todo el mundo, la Compañía ha impulsado diversos programas en favor de la circularidad de los residuos. En la actualidad, tres de ellos se han convertido en referentes en el Perú:

1. Recicrece, el socio ideal de los recicladores. Este programa, impulsado por Coca-Cola Perú, su socio embotellador Arca Continental Lindley y San Miguel Industrias, y ejecutado por Aprenda, se lanzó durante el 2020 con el objetivo de potenciar el crecimiento de las asociaciones de recicladores en diversas partes del Perú, a partir de asistencia técnica.

Hasta el momento, diez de las organizaciones más representativas de Lima, Ica, Arequipa, Cusco, Tacna y Pucallpa han recibido capacitación y equipamiento para retomar sus labores en medio de la pandemia. El uso de equipos de protección personal y la implementación de protocolos de seguridad ha permitido la mejora en la productividad en un 25 por ciento.

2. Bodega Sin Residuos, un programa en expansión. Esta iniciativa busca convertir a las bodegas y minimarkets en espacios donde los vecinos puedan reciclar sus envases de plástico PET. El incentivo no es solo contribuir al cuidado del medio ambiente a partir de un cambio de hábito, sino también la participación en un sorteo para ganar bicicletas.

En una primera etapa, el programa fue lanzado en Ica durante el verano del 2020 con resultados más que favorables. Se logró empoderar a los bodegueros como agentes de cambio para promover el reciclaje en su localidad. Y, en paralelo, los recicladores

pudieron recolectar 9.471 botellas, un total 287 kilos de plástico PET.

Ahora, en alianza con Recicla, Pe!, un organización comprometida con la educación ambiental y la correcta segregación de materiales reaprovechables, #BodegaSinResiduos ha llegado a Lima y contará con 100 bodegas donde los ciudadanos encontrarán un punto limpio para elevar las tasas de reciclaje.

3. Mi Barrio Lindo, un esfuerzo colectivo. El nuevo programa de Coca-Cola Perú fue lanzado en alianza con Recidar, Sinba y Soluciones Conjuntas. A partir de la instalación de puntos limpios en 25 comercios de diferentes rubros en el barrio de Bello Horizonte de Chorrillos, busca sensibilizar y empoderar a la población.

Vecinos, dueños de negocios locales y recicladores se convertirán en los principales protagonistas en el sueño de construir barrios más sostenibles, limpios y conscientes. El programa se extenderá por un año y se espera instalar 100 puntos limpios.

Pionero en sostenibilidad

Pionero en sostenibilidad

Estas tres iniciativas reafirman el compromiso asumido por el Sistema Coca-Cola en el Perú, como parte de las iniciativas por alcanzar Un Mundo Sin Residuos. En 2018, el Sistema –la Compañía Coca-Cola y su socio embotellador Arca Continental Lindley– se convirtió en un referente en nuestro país al firmar el primer Acuerdo de Producción Limpia (APL) con el Ministerio del Ambiente y el Ministerio de la Producción.

En 2020, recibieron como reconocimiento el Sello Perú Limpio por haber cumplido las tres metas propuestas en el APL: la incorporación de un 25% de plástico PET reciclado en todos sus envases, que el 40% del total de las ventas sea en envases retornables y la firma de seis alianzas con gobiernos locales.

A este gran logro se suma el desarrollo en el Perú de la botella Ecoflex de agua San Luis, hecha 100% de material reciclado, un ejemplo de innovación para otros países de América Latina.