Esta Navidad compartimos un deseo: elevar las cifras del reciclaje de botellas y empaques de plástico en el país. Coca-Cola Perú, la Municipalidad de San Isidro y la ONG Recicla,pe! decidieron unirse para hacer realidad este anhelo a través de un tradicional árbol navideño. Pero con una novedad: se usaron 7.300 botellas de San Luis para su elaboración.

El parque Pedro Domingo Murillo, en pleno corazón de San Isidro, fue el lugar elegido. El Gerente General de Coca-Cola Perú, Thiago Coelho, se encargó de presentar el majestuoso árbol de más de 12 metros de alto. Al caer la tarde y ante decenas de vecinos, prendió las luces decorativas y recordó el sentido de esta acción: estimular el reciclaje. 


“Me gustaría invitarlos a cada uno de ustedes a que me ayuden a lograr que todo el portafolio de Coca-Cola sea de plástico reciclado. Queremos transformar el plástico en nuevas botellas o en nuevos objetos como este lindo árbol de Navidad que tenemos aquí”, dijo, al pie del símbolo de las pascuas, decorado con 3.500 botellas, pero que además incluye 2.000 envases reconvertidos en un banner y 30 lazos hechos en base a 1.800 botellas.

“En total, utilizamos 7.300 botellas. Algunas de ellas han sido donadas por San Luis; y otra gran parte, fueron recolectadas en un colegio donde Arca Continental Lindley fue auspiciador de un evento”, explicó Sandra Tagle, Cofundadora de Recicla, pe!, responsable de que las botellas del árbol navideño se conviertan en nuevos envases.


 

La idea original, el armado de la estructura y la colocación de todas las piezas tardaron alrededor de un mes. La Municipalidad de San Isidro, a través de su Alcalde, Augusto Cáceres Viñas, se sumó a esta tarea con la finalidad de consolidar el reciclaje en Lima Metropolitana. “Tenemos que ser conscientes de que todos debemos trabajar para reciclar más. No debemos utilizar más materiales que no se reciclen”, le dijo a Journey.

En ese sentido, destacó el esfuerzo de Coca-Cola Perú y Arca Continental Lindley. “Sé que Coca-Cola tiene un plan ambicioso para recolectar y reciclar sus envases, que es la mejor forma de consolidar los envases reciclables”, aseguró. Pero, además, valoró el trabajo conjunto entre todos los actores involucrados: “La alianza entre la empresa privada, las instituciones públicas, los organismos no gubernamentales y la comunidad ha sido fundamental”.


Desde Recicla, pe!, Sandra se mostró satisfecha con el aumento de acciones colectivas en favor de una mayor conciencia ambiental. “Estamos muy agradecidos de que empresas como Coca-Cola Perú, a través de su marca San Luis, quieran trabajar con nosotros para llevar este mensaje a más personas: si logramos reciclar más botellas, estas van a convertirse en nuevos envases, y así cumplimos con el ciclo de la economía circular”.

La idea central es que una botella nunca acabe convertida en basura. Thiago cree que esa meta se alcanzará antes del año 2030, como parte del compromiso Un Mundo Sin Residuos. Tan solo con el envase ecoflex de San Luis, hecho con 100% material reciclado, se han logrado reciclar más de 140 millones de botellas en 2019. “Solo con un envase. ¿Se imaginan si hacemos eso con todas las bebidas de Coca-Cola?”, se preguntó ilusionado.

El principal deseo de Coca-Cola Perú en esta Navidad es que todos los visitantes que lleguen hasta el parque Murillo disfruten del árbol, se contagien del espíritu navideño y se animen a reciclar todos los envases de plástico que utilicen. Cuatro contenedores se encuentran ubicados a pocos metros con ese objetivo.