No se trata apenas del espacio en el que se desarrolla la vida. El Medio Ambiente está formado tanto por elementos naturales como artificiales que están interrelacionados entre sí. Son los seres vivos, los objetos inanimados, el agua, suelo, aire y las relaciones existentes entre ellos. Por eso cualquier alteración, tanto natural como artificial, a este delicado equilibrio, impacta de manera directa en el Medio Ambiente. No hay manera de controlar las alteraciones naturales, pero sí las artificiales que son producto, pura y exclusivamente, de la actividad humana.

Es por eso que el cuidado del Medio Ambiente, la preservación de la sostenibilidad de este delicado equilibrio, se volvió un tema central en la agenda de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y ocupa un lugar destacado entre sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Con el propósito de concientizar sobre la necesidad de su cuidado, en 1972 la ONU instituyó el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente. La celebración brinda la oportunidad de ampliar la base de una opinión pública bien informada e involucrar cada vez más a una mayor cantidad de personas, empresas y gobiernos en la adopción de hábitos de vida sustentables.


 

Este año la India será el país anfitrión de las celebraciones oficiales de la jornada que se centrará en un tema: la contaminación por plásticos de un solo uso. Según datos de la ONU, cada año se utilizan 500 mil millones de bolsas de plástico y al menos ocho millones de toneladas de plástico terminan en los océanos, lo que equivale a la descarga de un camión de basura por minuto.

Además, en la última década se produjo más plástico en el mundo que en todo el siglo pasado y el 50% de lo producido es plástico de un solo uso, es decir, no es posible su reutilización ni su reciclaje. Por esta razón el Secretario General de la ONU, António Guterres, realizó un llamado a rechazar este tipo de plástico. “El mensaje de este Día Mundial del Medio Ambiente es simple: rechaza el plástico descartable. Si no puedes reusarlo, recházalo. Juntos podemos trazar el camino hacia un planeta más limpio y verde” aseguró Guterres.

El compromiso de Coca-Cola con el Medio Ambiente

En línea con su compromiso con el cuidado del medio ambiente, Coca-Cola presentó a principios de este año su ambiciosa iniciativa “Un mundo sin residuos”, con la que se propone recolectar y reciclar, para el año 2030, el equivalente al 100% de los envases puestos en el mercado. Para alcanzar esta meta la Compañía ya comenzó a trabajar escala global sobre dos ejes.

El primero de ellos es la inversión en el planeta;  es decir, poner su poder de comunicación global a disposición de la cultura del reciclaje, de modo de profundizar la cultura de las tres R (Reducir, Reutilizar y Reciclar). Para ello, Coca-Cola apuesta a profundizar el trabajo que ya realiza a nivel local en cada una de las comunidades en la que opera, junto a aliados estratégicos como ONG’s, gobiernos y los mismos consumidores, para que la cultura del reciclaje se afiance con fuerza.

El otro eje sobre el que trabaja Coca-Cola a nivel mundial es la inversión en empaques sostenibles. La Compañía busca establecer un nuevo estándar global y lograr que sus empaques sean 100% reciclables. En ese sentido, la incesante inversión en innovación es clave para colaborar con el medio ambiente.

Por otro lado, la Compañía Coca-Cola fue la primera empresa de las Fortune 500 en reabastecer toda el agua que usa globalmente. Esta meta de la Compañía, cumplida cinco años antes de lo previsto, fue posible gracias a 248 proyectos comunitarios realizados en 71 países, focalizados en acceso seguro al agua, protección y cuidado de cuencas y el uso del agua para proyectos productivos. Asimismo, todas las plantas de Coca-Cola alrededor del mundo rigen sus actividades en base esas tres R, lo que les permite reducir su consumo de agua, reutilizarla para diversas funciones y, finalmente, tratarla para reabastecerla a la naturaleza.

En Perú, Coca-Cola desarrolla diversos programas relacionados con el cuidado del agua, el más importante es el proyecto Oxapampa, por el cual se han reabastecido a la naturaleza más de tres millones de metros cúbicos de agua en los últimos años. Por otro lado, su compromiso con el reciclado se traduce en acciones como la capacitación de recicladores dentro de la iniciativa regional de reciclaje inclusivo, o la entrega de una empresa hidraúlica en Arequipa para facilitar el acopio y venta de las botellas recolectadas.

Sabemos que para que los resultados de estas iniciativas se multipliquen y sean sostenibles en el tiempo es importante trabajar juntos. Industria, gobiernos, ONG, y cada integrante de la comunidad local tenemos el poder de cambiar las cosas. Por eso, en este 5 de junio te invitamos a renovar tu compromiso con el planeta.

Si te interesa saber más sobre el trabajo de Coca-Cola en Perú en favor del Medio Ambiente te invitamos a visitar esta sección.