La Reserva de Biosfera Oxapampa-Asháninca-Yanésha comprende una extensa área que alberga cuatro áreas naturales protegidas. La superficie total con cobertura boscosa original se ha visto disminuida en los últimos 20 años debido a la deforestación, al sobrepastoreo y al manejo inadecuado del agua, ocasionando un gran impacto sobre el paisaje y la capacidad de los sistemas hídricos.

En 2014, comenzamos un proceso de diálogo con el sector público, actores locales y ONGs para sentar las bases y enfocar los esfuerzos en la conservación del agua mediante la mejora y mantenimiento de los caudales de los ríos y la calidad del agua. En esta modalidad de trabajo, a la que llamamos el triángulo dorado, involucramos al sector público, el privado y la sociedad civil, con quienes compartimos experiencias, conocimientos y recursos para brindar soluciones a las problemáticas de la sociedad, incrementando así el impacto en las comunidades locales.

En este contexto, nace el Proyecto “Gestión Participativa para la Conservación, Recuperación y Manejo de las Zonas de Interés Hídrico en la Reserva de Biosfera Oxapampa-Asháninka-Yánesha”, una iniciativa promovida por Coca-Cola, en alianza con la Fundación AVINA y ejecutada por el Instituto del Bien Común.

Esta iniciativa se basa en que la vegetación influye en la disponibilidad de agua. Así, los trabajos en la zona se centran en realizar una reforestación controlada que asegure el suministro de agua –a los ríos y acuíferos–, pero también en fomentar la agricultura y ganadería sostenible.

Gracias a la capacitación de agricultores y ganaderos en actividades agropecuarias sostenibles, el programa ha conseguido evitar la deforestación de 1.000 hectáreas de bosques en las zonas proveedoras de agua de Oxapampa, y reforestado 700 hectáreas de bosque ribereño en las cuencas de los ríos Pichis y Huancabamba. 

Los bebederos instalados para el ganado, evitan la contaminación de las fuentes de agua.

Más de 3 millones de metros cúbicos de agua recuperada

Con estas acciones Coca-Cola Perú ha logrado reponer, a la fecha, más de 3 millones de metros cúbicos de agua, reabasteciendo a la naturaleza el 100% del agua que utiliza en sus productos terminados, lo cual es parte del compromiso ambiental de la Compañía.

El máximo reconocimiento para el Proyecto Oxapampa

Este gran esfuerzo por el medio ambiente, fue reconocido por el Ministerio del Ambiente con el Premio Nacional Ambiental 2017, en la categoría Perú Natural, con mención en protección y recuperación de ecosistemas y especies.

“Para Coca-Cola Perú, es un orgullo recibir este importante premio. Nos impulsa a seguir trabajando por el bienestar integral de las comunidades y cuidar el medio ambiente, liderando iniciativas sostenibles que contribuyen al progreso del país. Crear valor en las comunidades, en el medio ambiente, y promover el desarrollo sostenible del país está en el ADN de la Compañía”, declaró Evangelina Suárez, Gerente General de Coca-Cola Perú. 

El Premio Nacional Ambiental Antonio Brack Egg es entregado anualmente con el fin de alentar el ejercicio de una ciudadanía ambiental responsable a quienes contribuyen con la conservación y el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y la biodiversidad, evitan la degradación de los ecosistemas y/o mejoran la calidad ambiental; constituyéndose en paradigmas, susceptibles de ser replicados por otros ciudadanos y por el Estado.

Elsa Galarza, Ministra del Ambiente, Evangelina Suárez, Gerente General de Coca-Cola Perú, y Fernando León, Vice Ministro de Desarrollo Estratégico de Recursos Naturales.