Uno de los grandes desafíos del país es garantizar el acceso a agua de calidad a más de 3 millones de peruanos desabastecidos. El rol del Estado resulta fundamental, pero el aporte innovador del sector privado es clave para acelerar los cambios en materia hídrica. En ese sentido, la sexta edición de la ExpoAgua recoge los aportes de empresas líderes como Coca-Cola Perú.

Organizado por el Centro de Competencias del Agua, el encuentro cuenta con el respaldo de Estados Unidos como país invitado. Tras la inauguración, el pasado 1 de octubre, la ExpoAgua 2020, desarrollada por primera vez de manera virtual, se mantendrá vigente en línea hasta el 31 de marzo del 2021 para que el público en general pueda acceder a las diversas ponencias, las jornadas de intercambio y la feria online interactiva.

Denison Offutt, Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en el Perú, destacó el acompañamiento de cuatro empresas de origen norteamericano con alcance global como auspiciadores del evento: Coca-Cola, Procter & Gamble, Black & Veatch y Hash. “La feria cuenta con la presencia de reconocidas empresas de los Estados Unidos, que son líderes mundiales en tecnología para el uso sostenible del agua”, refirió.

Denison Offutt, Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en el Perú, destacó el aporte de empresas con alcance global como Coca-Cola.

Uno de los objetivos de la feria y de las jornadas abiertas es dar a conocer las nuevas tendencias y las iniciativas a nivel mundial para gestionar el agua de manera eficiente. “Nuestro compromiso es llevar agua limpia y saneamiento adecuado para todos en las zonas urbanas y rurales. Para ello es fundamental el concurso de empresas que son líderes en el mundo por su experiencia y constante innovación”, aseguró Offutt.

Las buenas prácticas tuvieron un papel protagónico. La experiencia de Coca-Cola Perú, con el proyecto “Gestión participativa para la conservación, reforestación y manejo de áreas de interés hídrico en la Reserva de Biosfera Oxapampa Asháninka Yánesha”, fue compartida por Zoraida Sánchez, Coordinadora de programas de acceso al agua en Fundación Avina, aliada de Coca-Cola a nivel regional en su compromiso #CadaGotaCuenta.

A la fecha, más de 2.400 hectáreas de bosques que preservan el origen del agua en el corazón de la selva central peruana han sido conservadas y reforestadas. La firma de los Acuerdos de Recíprocos por el Agua con propietarios en la subcuenca del río Chorobamba y los Acuerdos de Conservación con comunidades nativas en la subcuenca del río Pichis ha sido esencial para garantizar un abastecimiento de agua en la zona.

“El objetivo es conservar los bosques, a fin de contribuir con la calidad del agua que es uno de los retos que tenemos como país. Con este proyecto hemos contribuido a evitar la deforestación de 1.464 hectáreas de bosques bajo Acuerdos Recíprocos por el Agua con los dueños de predios privados y 937 hectáreas bajo Acuerdos de Conservación con las poblaciones asháninkas y yaneshas”, explicó Zoraida Sánchez.

De esta forma, a partir del trabajo articulado con comunidades, productores y gobiernos locales, Coca-Cola Perú, de la mano del Instituto del Bien Común (IBC) y Fundación Avina, preserva el agua a futuro. “Coca-Cola asumió el compromiso global de reabastecer a la naturaleza el 100% del agua que utiliza en sus bebidas en el 2020, y lo logró 5 años antes”, explicó. A la fecha, la Compañía en el Perú ya ha superado la meta, reabasteciendo el 196%.

A lo largo y ancho del planeta, Coca-Cola lidera más de 248 proyectos en 71 países. Una de sus aspiraciones es alcanzar una eficiencia del 20% del uso del agua por cada litro de bebida comercializada a nivel mundial. Este esfuerzo está alineado a la meta 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU: Agua limpia y saneamiento. “Con estas actividades que venimos impulsando desde 2014 junto a Coca-Cola en la región, queremos contribuir a mejorar la calidad del agua de la población”, aseguró la especialista.

Zoraida Sánchez, Coordinadora de programas de acceso al agua en Fundación Avina, compartió la experiencia de Coca-Cola Perú en la Reserva de Oxapampa.

La seguridad hídrica del Perú y el mundo está en juego. Según Bram Willems, Presidente del Centro de Competencias del Agua, al año 2050 la demanda del agua crecerá en un 55%. “Pero la demanda será mayor en países emergentes como el Perú”, aseguró. Por ese motivo, entre los principales retos están implementar una adecuada gestión de los recursos hídricos, el cierre de brechas en agua y saneamiento y el uso de soluciones sostenibles.

Durante el cierre de la jornada “Mecanismos de participación de empresas privadas en proyectos de agua y saneamiento”, Willems no solo saludó la presencia de las empresas privadas, sino también la participación activa de los principales organismos estatales, vinculados al agua: el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, el Ministerio del Ambiente, la Autoridad Nacional del Agua (ANA), la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (SUNASS), entre otros.

“De cara al bicentenario, creo que tenemos que trabajar articuladamente para garantizar que el agua dure unos 100 años más”, propuso Francisco Dumler, Presidente del Directorio del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (SEDAPAL). Así como él, los más de 200 expositores de la ExpoAgua 2020-2021 coincidieron en la necesidad de un trabajo común, tomando de ejemplo iniciativas como las de Coca-Cola en Oxapampa.

Si quieres conocer más historias sobre cómo Coca-Cola Perú reduce, reutiliza y repone el agua que utiliza en sus bebidas dale click aquí.