Concluido el nuevo encuentro del Foro Económico Mundial de Davos, sigo pensando acerca de los avances que hemos alcanzado desde que lanzamos nuestra iniciativa "Un Mundo sin Residuos” en esta misma ciudad un año atrás.

Estamos progresando. Por ejemplo, nuestra tasa de recuperación mundial de plástico es ahora del 59 por ciento. En algunos países estamos utilizando más del 25% de materiales reciclados en nuestras botellas y latas. Y en cuatro países desarrollamos una botella de plástico realizada con material 100% reciclado. Al mismo tiempo, seguimos trabajando para alcanzar nuestras metas y nos inspiramos en quienes también trabajan para encontrar soluciones. Está claro que nadie puede hacerlo solo. Este desafío colectivo es inmenso, y para que se produzca un cambio real será necesario que las empresas, los gobiernos y las ONG se unan.

Es por eso que invitamos a otras compañías a conocer nuestra tecnología PlantBottle, de modo que esté disponible para todos, incluyendo a nuestros competidores. PlantBottle es la primera botella de plástico PET del mundo totalmente reciclable y fabricada parcialmente a partir de plantas. Esto ayudará a utilizar más bioplásticos en los envases de distintas industrias y mostrar así el verdadero impacto que PlantBottle puede tener.

También apostamos a crear asociaciones de largo plazo, como la alcanzada con la Asociación de Acción Plástica Mundial del Foro Económico Mundial, que trabaja para eliminar la contaminación plástica mediante el fortalecimiento de la economía circular.

E invertimos en socios como Circulate Capital, que ayuda a dar vida a las pequeñas empresas que tienen una gran visión. En octubre pasado, Circulate Capital anunció la creación de The Ocean Fund, un esfuerzo de 90 millones de dólares para abordar la crisis de contaminación plástica en nuestros océanos y el medio ambiente financiado por Danone, Dow, PepsiCo, Procter & Gamble, Unilever y Coca-Cola.

Nuestras inversiones también van direccionadas a la I+D que explore formas de hacer que el reciclaje sea más eficiente y más accesible en más lugares.

A finales del año pasado anunciamos dos nuevas inversiones en materia de reciclaje. Estamos trabajando con Loop Industries, Inc. para acelerar el uso de contenido reciclado y PET en nuestras botellas de plástico y hemos invertido en Ioniqa Technologies, una compañía que recicla PET para darle al material una vida útil más larga.

Estas son sólo algunas de las formas en que el trabajo conjunto marca la diferencia en nuestro viaje hacia “Un Mundo sin Residuos”.

Ahora, imaginen si todos pusiéramos nuestra experiencia y recursos para resolver este problema juntos. Si todos trabajáramos para mantener los empaques fuera de los lugares a los que no pertenecen. Si pensáramos en esto no como un problema de una persona, sino como una responsabilidad compartida entre todos.

De repente, Un Mundo sin Residuos es posible.

James Quincey es presidente y CEO de The Coca-Cola Company.