La puesta en marcha de este nuevo programa en el barrio Bello Horizonte de Chorrillos permitirá mejores condiciones de trabajo para el eslabón más importante de la cadena de reciclaje: los recicladores. La instalación de un total de 25 puntos limpios, en una primera etapa, irá de la mano de mayores ingresos y capacitación.

Un barrio lindo no sería posible sin los recicladores, actores indispensables en la tarea de rescatar los residuos reaprovechables que se descartan diariamente. Por eso, el nuevo programa Mi Barrio Lindo, impulsado por Coca-Cola Perú en alianza con Recidar, Sinba y Soluciones Conjuntas, ha sido diseñado pensando también en ellos y en su empoderamiento.

En una primera etapa, el novedoso programa tiene el objetivo de sensibilizar a los vecinos del barrio Bello Horizonte en Chorrillos en la importancia de segregar sus residuos de forma adecuada. La instalación de 25 puntos limpios en distintos comercios como bodegas, farmacias, peluquerías y restaurantes ayudará a facilitar esta tarea.

La participación de los vecinos y dueños de negocios será crucial. Pero nada de esto funcionaría sin el valioso aporte de los segregadores de base. Por eso, Coca-Cola Perú y sus aliados se han preocupado en garantizar que la implementación de Mi Barrio Lindo traiga tres beneficios concretos para los recicladores y recicladoras que formen parte del programa.

1. Mejores condiciones de trabajo. La instalación de puntos limpios permitirá que los residuos tengan un mejor tratamiento. Al ser depositados en contenedores limpios y bien señalizados, los recicladores no se expondrán a focos infecciosos y reducirán el riesgo de enfermarse en medio de la pandemia.

“Que más vecinos se unan al proyecto de Mi Barrio Lindo significa para nosotros los recicladores tener una mayor facilidad y seguridad en el trabajo porque encontraremos el material ya segregado en los puntos limpios”, explica Katy Salvador, una recicladora de Chorrillos con diez años de experiencia en este rubro.

Los puntos limpios, ubicados en negocios como bodegas, restaurantes y farmacias, facilitarán la labor de recojo de residuos por parte de los recicladores. 

2. Capacitación en el uso de nuevas tecnologías. Una de las novedades del programa Mi Barrio Lindo será el uso de una app para monitorear el recojo de los residuos reaprovechables en los 25 puntos limpios. “A través de este aplicativo vamos a tener la trazabilidad de lo que iremos recuperando”, explica Andrea Rivera, Cofundadora de Sinba.

Los recicladores se encargarán de levantar esa información, pero antes serán capacitados adecuadamente. “Vamos a poner a su disposición esta herramienta porque el reciclador es el actor clave para que este proyecto funcione. Es el que va a soportar el cambio de hábito de los vecinos, y lo vamos a lograr enseñándole a usar este aplicativo”, añade Andrea.

Katy Salvador, recicladora desde hace diez años, está convencida de que las capacitaciones del programa Mi Barrio Lindo la ayudarán a mejorar su trabajo.

3. Mayores ingresos por material acopiado. Pese a que en el Perú, según cifras del Ministerio del Ambiente, apenas se recicla el 1,9% de los residuos generados diariamente en los hogares, más de 180.000 recicladores dependen económicamente de esta actividad. Eso quiere decir que, a mayor volumen de material reciclable, mayores serían sus ingresos.

En ese sentido, el programa Mi Barrio Lindo apuesta no solo por mejorar las condiciones de trabajo de los segregadores de base, sino también su economía familiar. “El beneficio para el reciclador es que va a poder contar de manera sostenida con un ingreso mensual por la recuperación de estos materiales reciclables”, asegura Andrea.

De esta forma, Coca-Cola Perú y sus aliados contribuirán al empoderamiento y profesionalización de los recicladores, quienes son fundamentales para alcanzar Un Mundo Sin Residuos, el compromiso global de la Compañía que incluye recolectar y reciclar, al año 2030, el equivalente al 100% de los envases comercializados en el mundo.

A mayor cantidad de residuos segregados, mayor será el ingreso económico para los recicladores y menor el daño generado al medio ambiente. 

Para Paola Palacios, Gerente de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola Perú y Ecuador, el programa Mi Barrio Lindo resulta valioso porque justamente se sostiene en aquellos directamente involucrados en la cadena del reciclaje: “Los vecinos, los recicladores de base, en realidad, somos todos quienes vamos a beneficiarnos”.

Conoce más del programa en su página oficial de Facebook