El concurso “Desafíos de Ciudades”, organizado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wildlife Fund - WWF), puso los reflectores sobre Magdalena, una de las tres candidatas peruanas a obtener el premio a la ciudad más amada en materia de sostenibilidad. Este distrito limeño asumió un reto inmediato, pero con alcance a futuro: alinear todos los planes y acciones de su Gerencia de Desarrollo Sostenible para lograr la reducción del 25% de la huella de carbono para el año 2025.

El ambicioso objetivo se ampara en varias iniciativas que el distrito emprendió en los últimos años: una segregación más efectiva de residuos sólidos, la ampliación del empleo de energía renovable en el distrito y el impulso de una cultura ciudadana a favor del cuidado del medio ambiente. El impacto de Magdalena en el medio ambiente es de 3,3 millones de toneladas de CO2, según datos del 2016. La cifra supone que la contaminación per cápita en el distrito (más de 60 toneladas) está muy por encima del promedio nacional (4,7 en 2015).

“Para el 2018 queremos disminuir un 1% de la cifra calculada en el 2016 y luego seguir paulatinamente hasta llegar al 25%”, explica Nathalia Iraola, Ingeniera Ambiental y Consultora Externa de la Municipalidad de Magdalena.

El ciudadano: pieza clave para una ciudad sostenible

Los avances son más visibles en el caso de la segregación en fuente: casi el 60% del distrito es atendido, por lo que significa que 3 de cada 5 vecinos participan en la separación de residuos reciclables. Según Julio Cornejo, Coordinador del Programa Municipal, se trata del mejor registro a nivel de Lima Metropolitana.

Los funcionarios de Magdalena son conscientes que deben facilitar el desarrollo de prácticas eco-amigables entre los ciudadanos. La meta trazada es llegar al 100% de participación ciudadana. Eso se logra, por ejemplo, habilitando más puntos de recolección de aceite casero usado. Por ahora existen cuatro los lugares de acopio (el Palacio Municipal, la Biblioteca Municipal Carlos Tinning, el Parque Túpac Amaru y la Casa del Adulto Mayor), pero el siguiente paso será lanzar una campaña de reparto de embudos para que los vecinos puedan recolectar de una manera más sencilla el aceite que deben desechar de forma adecuada en envases sellados.

Paneles solares para la recarga de celulares

Asimismo, el empleo de paneles solares en la vía peatonal José Gálvez, tanto para puntos públicos de recarga de celulares, como para algunos puestos de lustrabotas, es también otra de las experiencias que Magdalena sumó para el Desafío de Ciudades de la WWF Internacional.

Si te interesa conocer cómo Coca-Cola Perú trabaja por el medio ambiente, conoce la iniciativa “Un Mundo Sin Residuos”.