El orgullo de los responsables del proyecto Ponchila es doble: no sólo ayudaron a 13.000 niños de los altos andinos en los últimos dos años, sino que fueron reconocidos con el premio de la Asociación Nacional de Anunciantes (ANDA), en la categoría Responsabilidad Social.

“Es una alegría muy grande porque es un proyecto especial. Normalmente trabajamos en la comunicación de nuestras marcas, pero cuando lo que hacemos también toca tan directamente a la gente que lo necesita, es una satisfacción enorme”, resalta Evangelina Suárez, Gerente General de Coca-Cola Perú, luego de recibir el premio en el Westin Lima Hotel.

Como su nombre lo indica, cada Ponchila es una combinación de poncho y mochila, que se confecciona con el material que surge de reciclar 80 botellas de plástico de tamaño personal. “Las ponchilas abrigan a los niños y funcionan como mochilas para que lleven los útiles escolares”, explica Evangelina, rodeada de su equipo. Coca-Cola se asoció con Pacífico Seguros y Cencosud en este proyecto, que no solo colabora con el medio ambiente, sino que también tiene un impacto positivo en las comunidades.

“Una de los aspectos más importantes de la misión de Coca-Cola es trabajar junto a las poblaciones en donde operamos, para lograr una sustentabilidad de largo plazo”, resalta Evangelina.

PREMIACACIÓN ANDA
Miguel Narváez, Jefe de Sostenibilidad de la División de Supermercados de Cencosud.

“Es un orgullo que después de tanto meses de trabajo no solamente los niños estén contentos sino que organizaciones importantes como ANDA reconozcan el trabajo de los equipos”, afirma Miguel Narváez, Jefe de Sostenibilidad de la División de Supermercados de Cencosud.

PREMIACACIÓN ANDA
Ponchila es el resultado de una alianza de tres empresas que comparten los mismos valores y propósitos por la sostenibilidad.

UN PROYECTO SOSTENIBLE

Miguel también expresó su satisfacción y aseguró que el desafío constante es “cómo hacer que estos proyectos sean sostenibles en el tiempo y cómo involucramos más actores del entorno, para que se comprometan en temas de reciclaje y, al mismo tiempo, las iniciativas tengan una finalidad social”.

Gracias al apoyo de los socios estratégicos en la primera edición del proyecto –en la que intervino también el Ministerio de Medio Ambiente- se entregaron 6.000 ponchilas, lo que sobrepasó la meta prevista en un 50 por ciento. En la segunda edición, en tanto, se donaron 7.000 ponchilas.

Para las empresas involucradas, el premio es sólo un reconocimiento para ir por más. “El proyecto Ponchila tiene un gran potencial para llegar a más lugares y beneficiar a una mayor población. Tenemos el objetivo que sea un proyecto grande, uniendo o integrando a más empresas, para trabajar con un mismo propósito”, concluyó Evangelina.